Concurso de acreedores

Desde el año 2006, y a través de mi equipo de profesionales, hemos ido desarrollando y consolidando una metodología propia que permite abordar con éxito el concurso de acreedores en la pequeña y mediana empresa. El método contempla como único y máximo objetivo el reflotamiento de negocios durante el proceso concursal. No importa la fase de crisis en la que se encuentre la compañía. Con nuestra metodología se permite incrementar notablemente el porcentaje de éxito en este tipo de situaciones.

No olvidamos tampoco la protección del patrimonio del empresario, dándoles el asesoramiento adecuado tanto en el ámbito jurídico como económico.

 

Sin embargo, la mayoría de las compañías desconoce que es un concurso de acreedores. El empresario no tiene claro en que consiste y cuales son los riesgos y obligaciones que tienen que asumir los administradores en estos procesos.

Qué es un concurso de acreedores

El concurso de acreedores es un procedimiento previsto por ley para solventar escenarios en los que un negocio no tiene capacidad de atender pagos y obligaciones con sus acreedores (proveedores, trabajadores, bancos, instituciones, etc. ) en los plazos pactados. En pocas palabras, la empresa no tiene dinero para pagar todo lo que debe.

Nos podemos encontrar dos tipos de situaciones

  • El negocio es viable pero se encuentra insolvencia temporal: En este caso normalmente la empresa tendrá una estructura de la deuda inadecuada y, por tanto, carecerá de la liquidez necesaria para pagar a sus acreedores a tiempo. En estas ocasiones, simplemente habría que trabajar en una reestructuración de la deuda con bancos, proveedores e instituciones.
  • El negocio es inviable. El problema es más profundo pero no por eso irresoluble. En este tipo de empresas nos encontraremos normalmente con problemas estructurales, operativos e incluso comerciales. En situaciones extremas la compañía podría tener patrimonio neto negativo. En todos estos casos el alcance de nuestro trabajo será más extenso y puede alcanzar a diferentes áreas de la empresa: ajuste de la plantilla de trabajadores, reorganización productiva, reestructuración financiera y/o comercial, etc.

En ambos casos, los administradores están obligados a instar concurso de acreedores voluntario, ya que la empresa se encuentra en estado de insolvencia provisional. De no hacerlo, en la fase de calificación se podría determinar concurso culpable y derivarse la responsabilidad al consejo de administración con consecuencias legales y económicas para sus miembros.

Tipos de procesos concursales

También puede darse el caso que un acreedor, al ver que el administrador está incumpliendo la obligación de instar concurso, sea el mismo el que lo solicite ante el juzgado mercantil; es lo que se llama concurso necesario. Por lo tanto para determinar que es un concurso de acreedores voluntario y necesario habrá que tener en cuenta quien lo ha instado en el juzgado:

  • Concurso de acreedores voluntario. Es el propio deudor con problemas de liquidez el que inicia el procedimiento judicial.
  • Concurso necesario aquí quién inicia el procedimiento es uno de los acreedores al que no se le ha pagado en forma y plazo una deuda.

Fase de calificación del concurso.

Es importante que el administrador o administradores de la empresa sean conscientes de sus responsabilidades en el proceso concursal. Por eso es siempre aconsejable que el empresario se acompañe de un asesoramiento diligente y de calidad en estas situaciones. El administrador concursal emitirá un informe en el cual dictaminará si el anterior administrador de la compañía ha actuado con diligencia o si por el contrario ha incurrido en conducta irresponsable o dolosa. En ese informe, se calificará el concurso como fortuito o como culpable. La gran mayoría de los procedimientos concursales la declaración se hace como fortuito.

La diferencia en esta clasificación es importante porque si el concurso es declarado culpable ello tiene, para el administrador o titular, consecuencias legales y económicas peligrosas:

En caso de calificación culpable el administrador puede ser inhabilitado para el cargo cualquier entidad o para cualquier cargo durante un plazo que puede variar de entre dos y quince años.

En el caso de que la concursada sea una sociedad mercantil, si el concurso se declara culpable los responsables del mismo pueden ser condenados a responder con su propio patrimonio personal de las deudas que hayan quedado impagadas.

Sin embargo, para que se declare culpable el concurso debe haberse producido una conducta por los responsables de la administración del negocio concursado que se considere dolosa o culposa de manera grave y que sea responsable del estado de insolvencia o, al menos, de su empeoramiento.

La Ley concursal prevé en su texto casos concretos en los que el concurso puede ser declarado culpable:

  • Cuando no exista contabilidad, exista doble contabilidad o se lleve la contabilidad con irregularidades o con incumplimientos formales.
  • Cuando se proporcione documentación falsa o inexacta en el concurso o se creen situaciones ficticias.
  • Cuando no cumpla sus obligaciones en el proceso concursal y tenga el juez que iniciar él la liquidación.
  • Cuando se oculten bienes o se entorpezcan embargos o se apropien, fraudulentamente, de bienes en los dos años anteriores a la presentación del concurso.
  • Cuando no inicie el procedimiento, estando obligado, o no se colabore en él.

Esto también puede afectar a terceros, no administradores, como cómplices si han colaborado en las actuaciones fraudulentas.


Si eres administrador o empresario y tu empresa está inmersa en un momento de insolvencia o de crisis grave, puedes ponerte en contacto conmigo sin compromiso a través del siguiente formulario de contacto.

Si quieres conocer algo más sobre mí y sobre el trabajo que realizo, visita este blog, la web de Dipcom Corporate o alguno de los artículos de prensa que adjunto a continuación:

Metodología para reflotar empresas – Europa Press

Reportaje EL PAIS sobre Dipcom e Igor Ochoa

 

 

Concurso de acreedores
5 (100%) 4 votes