Arias Infraestructuras, en concurso de acreedores

Arias Infraestructuras, en concurso de acreedores

Los concursos de acreedores han ido en aumento desde la llegada de la COVID-19, que cambió nuestra manera de vivir y afectó a un gran número de empresas del mundo entero. Algunos de los últimos que hemos mencionado en este diario han sido Remy Europe, Walkerpack MPL o GM Fuel, sin embargo, en esta ocasión hablaremos de un nuevo concurso, el de la compañía gallega llamada Arias Infraestructuras.

Arias Infraestructuras, una empresa de construcción fundada en la Coruña en 1955

El origen de la empresa Arias Infraestructuras se remonta a 1955, cuando la familia Arias fundó la compañía bajo el nombre de Arias Hermanos en la ciudad de La Coruña.

En el año 1972, esta empresa de construcción de origen gallego obtuvo el “Carnet de Empresa con Responsabilidad”, una acreditación que en aquella época era esencial para poder ejercer como contratista o subcontratista.

Con el paso del tiempo, Arias Infraestructuras llegó a ser una de las empresas de construcción con mayor volumen de obra pública en Galicia y, entre sus proyectos, destacan trabajos como la construcción del paseo marítimo de La Coruña o la ejecución de varios tramos del AVE en Pontevedra, por ejemplo.

Cabe recalcar, además, que Arias Infraestructuras también fue una de las primeras constructoras gallegas que implantó y certificó un sistema de gestión de medio ambiente según la ISO 14001.

La compañía gallega Arias Infraestructuras entra en concurso voluntario de acreedores

Los casi 70 años de historia de Arias Infraestructuras y sus exitosos proyectos en el sector de la construcción no han evitado que la empresa gallega haya entrado en concurso voluntario de acreedores.

Así ha quedado reflejado en un auto del Juzgado de lo Mercantil número 2 de La Coruña, que también ha dejado de manifiesto que Arias Infraestructuras conservará las facultades de administración y disposición de su patrimonio, cuyo ejercicio quedará sometido a la intervención de la administración concursal, integrada por la mercantil Debco Estructural Profesional y representada por Eduardo Debén.

Los acreedores disponen de un plazo de un mes para comunicar sus créditos, a contar desde el día de la publicación del edicto en el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La empresa ya había activado un ERTE

El concurso de acreedores de Arias Infraestructuras se une a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que la empresa activó durante el pasado mes y que afectó a los 98 trabajadores que forman parte de su plantilla.

No hay que olvidar que la entidad se encuentra en crisis desde hace ya varios meses al haberse visto obligada a suspender la realización de varias obras públicas en la ciudad gallega de La Coruña, una de ellas centrada en la ejecución de un campo de fútbol.

A pesar de que Arias Infraestructuras llegó a ser todo un referente en el ámbito de la construcción tanto en obra civil como en edificación, la complicada situación actual de la compañía la han llevado a entrar en concurso voluntario de acreedores y a activar un ERTE que afectará a todos los empleados de esta empresa fundada en el año 1955.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.