La crisis de los microchips y cómo afecta el mercado mundial

La crisis de los microchips y cómo afecta el mercado mundial

¿Puede la escasez de “circuitos integrados” afectar a la economía mundial? ¿Y eso qué tiene que ver conmigo? Seguramente esto te ha pasado por la cabeza al enterarte de la noticia de la crisis de los microchips.

Pero sí, te afecta a ti y todos porque aunque no lo creas, estás piezas pequeñitas son en la actualidad un componente fundamental de muchos de los objetos que usamos a diario.

Coches, tabletas, móviles, módems y hasta la PlayStation de tus chicos. Todos estos artículos que usamos cada día y que nos facilitan la vida han entrado en crisis por la escasez de chips.

¿Qué es un microchip o chip?

Para saber que es microchip, debemos saber antes que están compuestos de semiconductores. Estos son componentes electrónicos minúsculos cuya función es conducir o aislar la electricidad. Resultan fundamentales para todos los aparatos tecnológicos de hoy porque, gracias a ellos, pueden fabricarse propiamente circuitos integrados con numerosos dispositivos miniaturizados, o como se les conoce más comúnmente, microchips.

¿Cuál es la razón de la crisis de escasez de microchips?

La escasez de circuitos integrados que amenaza la producción en el mercado mundial, tiene el mismo origen que nos ha afectado por casi dos años: la crisis del coronavirus.

Cuando se paralizó la economía mundial, muchas empresas detuvieron su actividad por varios meses. Además de esto, lo que desencadenó esta crisis tan específica, fue la creciente demanda de dispositivos electrónicos que se originó también durante la pandemia. 

Este fenómeno originó un “efecto látigo”. Esta anomalía se produce por un desajuste en el mercado, que se da cuando la demanda supera a la oferta, aunque la primera se mantenga estable. Este desajuste, ha desencadenado finalmente, como ya comentamos en otro artículo, en un fallo en la cadena de suministros.

No olvidemos que, como antesala a esta crisis, ya existía un problema de abastecimiento del mercado por el enfrentamiento comercial que mantuvieron Estados Unidos y China entre 2018 y 2019. Es decir, se ha ido gestando la “tormenta perfecta” a lo largo de estos últimos 4 años.

¿Cómo afecta la crisis de los microchips a la economía?

Inicialmente no es sencillo lograr recuperar el equilibro entre oferta y demanda. Se necesitarían grandes inversiones en las líneas de fabricación que existen actualmente para poder acelerar la producción.

Otro elemento a considerar es la Navidad, una época con una gran demanda de artículos electrónicos y que está a la vuelta de la esquina. Quizás podría evidenciarse mucho más el efecto de esta crisis, ya que muchos artículos electrónicos podrían escasear o incluso aumentar considerablemente de precio.

¿Qué pasa con el sector de automoción?

Este es otro gran afectado por esta crisis de los microchips. Solo por contextualizar la situación, un coche necesita de promedio más de un centenar de semiconductores.

Es por ello que los grandes fabricantes como Nissan, Volkswagen o Ford, por solo nombrar tres, han tenido que replantearse sus períodos de producción. Tanto por la crisis de los microchips, como por la paralización del consumo en 2020, efecto del coronavirus.

¿Todos preparados ante la escasez de circuitos integrados?

Esta es la gran pregunta para fabricantes y distribuidores. Muchos de ellos como Samsung, Nintendo, LG o Apple afirman que sí. Indican que tienen stock de producto suficiente para Black Friday e incluso para la próxima Navidad.

No existe una solución clara para abordar la crisis de los microchips en el 2022. Lo que sí es cierto es que tendremos que echar mano de nuestra capacidad de resolución de problemas y de nuestra inventiva para que superar esta nueva crisis. Una más.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *