Fallo en la cadena de suministros mundial

Fallo en la cadena de suministros mundial

Estos días hemos venido analizando las principales noticias económicas que afectan al mundo. Uno de los principales actores en la situación económica actual, y lo que desde principios de año es noticia, es la crisis de la logística y el fallo en la cadena de suministros.

Encabezada por la conocida “crisis de los contenedores”. Pero, hagamos un poco de historia:

¿De qué se trata esta crisis de los contenedores y del transporte?

Es una crisis en la gestión la de logística y cadena de suministros, en el transporte marítimo. Es una de las consecuencias de las medidas tomadas para la prevención del Covid-19. La pandemia ha provocado un gran fallo en la cadena de suministros.

En realidad, no es que hayan desaparecido los contenedores por arte de magia; sino que, debido a las restricciones contra el Covid-19, los contenedores de empresas exportadoras se pueden demorar semanas esperando para cargar; mientras que otros se amontonan en puertos de importadores esperando para recargar y poder regresar.

A eso súmenle el cierre temporal de varios de los principales puertos del mundo. Entre ellos, los de China; país que tiene 8 de los 10 puertos más activos del mundo. Estos cierres han sido provocados, en su mayoría, por causas relacionadas con el Covid-19.

Además, los pocos puertos que están funcionando, no lo hacen a plena capacidad, debido a las restricciones del Covid-19.

Consecuencias del desajuste en la logística y fallo en la cadena de suministros

Basta con realizar un pequeño análisis en los problemas de logística y la interrumpida gestión de los puertos para ver que estamos en una crisis del transporte marítimo producida por un fallo en la cadena de suministros.

De más está decir que todas estas interrupciones y demoras han provocado grandes colas de barcos esperando para cargar o descargar y una congestión absoluta en los puertos.

Otra consecuencia de esta crisis del transporte y el fallo en la cadena de suministros ha sido el incremento del precio de los fletes marítimos. Esto ha provocado otra subida de precios en los productos.

El valor del flete por contenedor de doce metros, desde puertos chinos hasta Estados Unidos pasó de costar 4.000 dólares en septiembre del 2020 a superar los 20.000 dólares en 2021, o sea, un incremento de un 500% de su valor. De China hasta Europa ha superado el 700%; y hacia al resto de América, un 350%.

Podrás preguntarte entonces:

¿Influye la interrupción en la cadena de suministros en la economía?

La respuesta cae por su propio peso. La crisis de los contenedores afecta directamente a la economía. Pero para hacerse una imagen más cercana a la realidad, hay que tener en cuenta esto:

  • Más del 80% de los productos que se importan y consumen a nivel mundial son transportados por vía marítima.
  • China tiene el 8 de los 10 puertos más activos del mundo.
  • La dependencia de productos chinos crece por día.
  • Las producciones de China han disminuido debido a cierres temporales de fábricas y puertos.
  • Falta de oferta para cubrir la demanda a nivel mundial.

Ante tal desabastecimiento mundial de productos básicos debido a los problemas de logística y fallos en gestión de la cadena de suministros, los precios de todos los productos seguirán subiendo. No solo el petróleo y los alimentos, sino todos.

A causa de esto, puede ser que muchos negocios no puedan costear la importación de productos indispensables para funcionar e irán a la quiebra. Hospitales pueden quedarse sin suministros o insumos médicos. Por otro lado, otras empresas comprarán estos productos encarecidos y lo revenderán aún más caro. Si pueden, claro.

¿Al final quien paga los platos rotos?

Siempre es la población de cada país. Personas como tú y yo pagamos, directa o indirectamente. Los costos de las grandes empresas los pagan el pueblo y las empresas menores. Es un círculo vicioso, una tormenta perfecta. Los platos rotos de la crisis de los contenedores van a salir de tu bolsillo y del mío.

Al subir el costo del transporte marítimo suben los precios de los productos. El transporte del petróleo también ha notado una subida de precios considerable. Al subir el petróleo y el valor del envío, sube el costo de los alimentos y servicios.

O sea, desde elementos necesarios como el petróleo, insumos médicos, herramientas de trabajo y alimentos hasta juguetes y repuestos, subirán y seguirán subiendo de precio en lo que queda de 2021 y en el 2022.

Así que, irremediablemente, tendremos que considerar la siguiente fórmula:

Aumento de precios + falta de oferta para suplir la demanda + disminución del poder adquisitivo = aumento de la inflación mundial

Como pueden ver, todo es una reacción en cadena negativa que está afectando a toda la economía mundial.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *