¿Seguirán los récords del precio de la electricidad en España?

¿Seguirán los récords del precio de la electricidad en España?

El alza del precio de la electricidad en España es noticia en todos los medios. Luego de varios meses este viaje parece no tener final. Porque justo cuando pensamos que es imposible batir el último récord, una cifra más alta rompe nuestras esperanzas, como una ola contra una muñeca de sal.

Ahora bien, ¿cuáles son las causas de este aumento imparable? ¿Hasta cuándo veremos cómo un servicio tan básico se vuelve un lujo en los hogares españoles, minando el bolsillo y los nervios del consumidor ¿Qué medidas se toman para evitar que la situación empeore casi a punto de llegar el invierno?

Alpinismo eléctrico: un recorrido por el último mes

Cuando el 8 de septiembre el precio de la electricidad se disparó a 141,71 euros/Mwh, convirtiéndose en el más alto de la historia de España, nadie podía imaginar que un récord semejante pudiera romperse. No en un futuro cercano. ¡No en España!

Pero el día siguiente llegó para desmentir todo pronóstico favorable, anunciando el increíble costo de 152,32 euros/Mwh, superando en más de 11 euros el récord del día anterior. La sorpresa empezaba a volverse costumbre, porque la semana siguiente arrancó con otra escandalosa cifra que puso en jaque a la población: 154,16 euros/Mwh.

Ante semejante coyuntura, el Consejo de Ministros aprobó una batería de medidas para aliviar las facturas domésticas. Esto fue el jueves 16, día en que el precio de la electricidad imponía un nuevo récord al montarse en 188,18 euros/MWh.

Y aunque es cierto que, a raíz de las nuevas medidas, algunos cambios positivos se hicieron notar en las tarifas reguladas de electricidad, sobre todo en las más caras, en medio de grandes fluctuaciones el precio de la electricidad hoy se sitúa en los 189,9 euros / MWh. Sin dejar de ser el más alto registrado en la historia, lo cierto es que el crecimiento es menor.

Se espera que en los próximos días los costes eléctricos continúen en aumento, registrándose nuevos récords; solo que a un ritmo más comedido que durante el último mes. Eso no llega a tranquilizar lo suficiente: sabemos que el bolsillo del español promedio no va a resistir otro shock similar.

El real decreto aprobado consiste en medidas paliativas, pero no ataca a la raíz del problema. ¿Cuál es esta? Veámoslo a continuación…

Alzas del precio de la electricidad en España: causas y… ¿soluciones?

Como sabes, la propensión al alpinismo de los precios de la electricidad no es un fenómeno aislado. Italia, Alemania, Francia y Portugal también están sufriendo picos históricos, y todo indica que en estos países tampoco habrá un respiro. Viene el invierno, dice Ned Stark, pero no son las hordas de caminantes blancos venidos del Norte, sino el recibo de la luz lo que nos tiene con el corazón en la boca.

¿Pero cuáles son las causas subyacentes a la subida de precios? Algunas de las más citadas son el mayor coste de los permisos de emisión de dióxido de carbono (CO₂), el encarecimiento del gas en el mercado, una mayor base imponible de impuestos y, por último, las privatizaciones llevadas a cabo este año y gracias a las cuales, supuestamente, bajaría el recibo de la luz.

Los derechos de emisión de CO₂ constituyen buena parte del problema, influyendo en el 20% de la subida. Para que tengas una idea, en agosto ya rozaban los 56 euros por tonelada, cuando a principios de año cotizaban en torno a los 33 euros. Esto es una subida escalofriante en muy poco tiempo.

En cuanto al gas natural, el coste en agosto ya se había situado alrededor de los 47 euros/MWh, representando nada menos que el 50% del alza. Pero el precio del gas en realidad no es responsable de la mitad del problema, sino de las cuatro quintas partes, porque el aumento en los costes de los derechos de emisión de CO₂ están directamente relacionados con el gas (que forma parte de la Santa Trinidad del Gas, el Petróleo y el Carbón).

¿Funcionará algo algún día?

Queda la cuestión de los impuestos y la privatización de la electricidad. El primer problema fue un tanto mitigado por el Gobierno mediante un plan de choque que incluyó la reducción del IVA al 10%, la suspensión del impuesto del 7% a la generación eléctrica y el descuento del impuesto de la electricidad al 0,5%.

Así todo, el impacto de estas medidas ha sido exiguo, como es fácil comprobar cuando nos toca leer el recibo de la luz. Porque el problema de la privatización de la producción eléctrica en nuestro país, sigue vigente.

En efecto, hay cuatro empresas privadas que controlan el mercado energético: Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP… ¿Los cuatro jinetes del Apocalipsis? Al parecer, sí… Y por ello el Gobierno abrió la puerta a la creación de una empresa pública energética, tal y como desde hacía tiempo venía exigiendo Unidas Podemos.

La pregunta que se impone por sí misma es: ¿funcionará esto? Es difícil de decir, porque, como ya comentaba, el problema no es solo en España. Si bien la disminución de impuestos y la creación de una energética pública podrían frenar la subida, hay una realidad, y esta es que el Gobierno no puede intervenir en el mercado mayorista, que es el que realmente fija el precio de la electricidad en España.

A fin de cuentas, ni siquiera es un problema made in Spain, sino de toda Europa. Así que, por el momento, no hay soluciones claras en nuestras manos. Solo tenemos la certeza de que la factura de la luz seguirá batiendo récords históricos.

Viene el invierno, y a los simples mortales no nos queda más remedio que racionar o buscar una manera de aumentar nuestros ingresos. Eso si queremos mantener caliente el hogar…

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *