¿Se convertirá China en la primera potencia económica del mundo?

¿Se convertirá China en la primera potencia económica del mundo?

Si de economía global estamos hablando, uno de los temas candentes en la palestra es si China pasará a los EE. UU., posicionándose como la primera potencia económica del mundo, y cuando. Cada analista económico del planeta ha hecho sus proyecciones, con menor o mayor grado de acierto, y lo común es encontrar posturas contradictorias al respecto. Analicemos algunas de ellas.

Según Simon MacAdam, economista de la casa de análisis Capital Economics, la amenaza de quiebra del gigante Evergrande, por su endeudamiento de 305.000 millones de dólares, no es un hecho singular dentro de la economía China; sino apenas un síntoma más de lo que debemos esperar. «Mientras Evergrande acapara los titulares, aunque se evite una crisis, el sector de la construcción en China está en declive estructural y contribuirá a una ralentización del crecimiento de su PIB hasta el 2% en 2030». Dijo Simon.

Esta estimación parte del hecho de que el mercado inmobiliario y de la construcción representa actualmente el 17% del PIB chino; incluyendo la venta de muebles y electrodomésticos. Y el 44% de los ingresos de los gobiernos locales provienen de la venta de terrenos y tasas correspondientes. Un sector que representa un aproximado de 1,3 billones de dólares anuales.

En este caso, una ralentización de la tasa de crecimiento del PIB en un 2% implica que la participación de la economía China en el PIB mundial se mantendrá estable.

¿Qué impacto tendrá esta ralentización del 2% en el mundo?

El PIB agregado aumentará alrededor de un 80% en las economías de punta, y un 180% en las economías emergentes. Siendo así entonces, que la economía mundial será un 140% mayor en 2050 que en 2020.

Traduciendo esto, tendremos que en 2050 los países emergentes representarán el 58% de la economía mundial, en lugar del 45% actual. La India triplicará su aporte al PIB mundial, superando a Alemania y Japón, y pasará a ser la tercera economía del mundo. E Indonesia y Australia desplazarán a Italia y Brasil de su lugar en el top 10.

En contraposición, tenemos que el centro de estudios británico CEBR (Centro de Investigación Económica y de Negocios), pronostica que China pasará a ser primera potencia económica del mundo en 2028, por encima de EE. UU. Eso es cinco años antes de lo previsto por el propio CEBR años atrás.

¿Las razones? El «acertado» manejo de la pandemia de Covid-19. Porque a pesar de ser China el primer país afectado por el virus, su control de la enfermedad, a través de rápidas y extremadamente estrictas medidas, le permitió evitar el alargamiento de los confinamientos. Esto es algo que ha provocado la paralización casi total de la economía en otras partes del mundo

A causa de esto, las estimaciones de los expertos del CEBR dan como resultado que la China fue la única de las grandes economías que evitó una recesión en 2020. Por tanto, traerá consigo un crecimiento promedio anual de 5,7% entre 2021 y 2025.

Otras previsiones del CEBR estiman que para el 2035 el balance de la economía mundial presentará un rostro diferente. Con el ascenso de economías emergentes como Indonesia, Brasil y Rusia, Alemania perderá la cuarta posición ocupada actualmente. De este modo pasará a ser la quinta economía mundial en 2030.

¿Por qué se predice que China pasará a ser la primera potencia económica?

Es que no solo de la industria inmobiliaria depende el crecimiento del PIB de China, y su impacto en la economía mundial. Está, por ejemplo, la aplicación de políticas agresivas, concentradas en industrias como la manufactura avanzada, y su actual economía de libre mercado. Esto beneficia áreas como las de tecnología, son determinantes a la hora de medir el avance del gigante asiático.

Las estimaciones hechas por el propio CEBR apuntan a que en el año 2023 esa potencia emergente se convertiría en un país «de ingreso alto». Aunque también reconoce que pese a que China pasará a ser la primera potencia económica del mundo por encima de EE. UU., el ciudadano promedio seguirá siendo mucho más pobre que el estadounidense promedio. Esto es debido a que la población del país asiático es cuatro veces mayor.

En resumen, la realidad es que la economía China, que presentó durante las dos últimas décadas un crecimiento económico promedio de alrededor del 9%, ha sufrido un ritmo de desaceleración gradual a raíz de la pandemia de covid-19 y de las dificultades del gigante Evergrande. Aun así, continúa ostentando tasas de crecimiento que en la actualidad son inalcanzables para otros países afectados por el virus; con una fuerte recuperación de 9,9% en las exportaciones, y un aumento en las importaciones del 13,2%.

¿Qué más ha beneficiado a la economía China por encima de la de EE. UU. a nivel mundial?

Algo que ha contribuido de forma decisiva a esta recuperación fue la firma, el 15 de noviembre de 2020, del mayor tratado de libre comercio del mundo. Este es un acuerdo que une a 15 economías de Asia-Pacífico, con China a la cabeza; representando casi un tercio de la población mundial y el 29 % del PIB mundial.

Otro dato revelador al respecto es cuando se tuvo conocimiento de que a principios de diciembre de 2020 China había superado a EE. UU. en la cantidad de acuerdos comerciales con la Unión Europea, pasando a ser el principal socio del bloque en ese ámbito.

En última instancia, la guerra económica que libran EE. UU. y China por el primer puesto en la economía mundial actual aún está por definirse. Aunque, a pesar de los tropiezos y las dificultades, todos estos hechos parecen favorecer al gigante asiático.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *