Graham Corporate, en liquidación

La crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia de coronavirus está haciendo estragos en empresas del mundo entero y ha llevado a la compañía Graham Corporate a entrar en liquidación.

Así lo ha confirmado la dirección de esta empresa asturiana nacida en Gijón como Tenneco, una sociedad que cambió de nombre para llamarse Vauste Spain hasta finales de 2020, momento en el que consiguió superar un concurso voluntario de acreedores y empezó a operar como Graham Corporate.

Graham Corporate, una empresa centrada en la producción de amortiguadores

Los profesionales que forman parte de Graham Corporate, antigua Vauste Spain, centran su labor en la producción y fabricación de componentes, piezas y accesorios para vehículos de motor.

Entre ellas, destacan los amortiguadores y los componentes ligeros de magnesio que la compañía fabrica en su factoría situada en el Alto de Pumarín, en Asturias.

A pesar de que Graham Corporate está pasando por uno de los peores momentos de su historia, no es la primera vez que la empresa asturiana se topa con dificultades.

Y es que en junio de 2020 Fogasa, el Fondo de Garantía Salarial, interpuso una demanda contra Vauste Spain para reclamar la ejecución de un crédito de 1,4 millones de euros.

Según indicaron desde Fogasa, la compañía había empleado esa cantidad para pagar las indemnizaciones por despido de un total de 60 empleados cuando entró en concurso de acreedores.

El proceso fue aprobado a mediados de junio del pasado año e implicó que Fogasa se ocupara de realizar el pago de las indemnizaciones de los trabajadores que habían sido despedidos.

Pero meses más tarde, en octubre de ese mismo año, Graham Corporate salió del concurso y Fogasa interpretó que la sociedad debía hacer frente al crédito que solicitó para abonar los despidos a los empleados.

Graham Corporate anuncia su entrada en liquidación

Ya hace más de un año que Graham Corporate se enfrenta a una grave crisis que, finalmente, ha provocado la entrada en liquidación de la compañía asturiana.

En palabras del comité de dirección de la empresa, en estos momentos hay un total de ocho inversores que han mostrado interés en comprar las líneas de negocio de amortiguadores y componentes de magnesio de la entidad, aunque de momento no se ha llegado a un acuerdo con ninguno de ellos.

Ahora, y tal como ha indicado Rosana Prada, directora general de Industria del Principado de Asturias, “hay que analizar los posibles interesados en continuar con la actividad de Graham Corporate y ver alternativas para mantener y recolocar a la plantilla actual”.

Una mala época para el sector de la automoción

El negocio del automóvil ha sido uno de los que más han sufrido la crisis derivada de la pandemia de Covid-19, que no solo ha afectado de manera negativa a empresas como Graham Corporate.

De hecho, la industria automovilística de España y Europa se ha desplomado y, según reveló un estudio llevado a cabo por la consultora británica EY, durante el segundo trimestre de 2020 los mayores grupos automovilísticos del planeta sufrieron una pérdida operativa conjunta que rondó los 11.000 millones de euros.

Sin duda, son tiempos difíciles para multitud de empresas y la situación es aún más grave para las compañías que trabajan en el sector del automóvil, como es el caso de la antigua Vauste Spain.