Nano de Tudela, solicita concurso de acreedores

Las listas de empresas que presentan concursos de acreedores ha crecido de manera exponencial desde el comienzo de la pandemia y, ahora, le acaba de tocar el turno a la navarra Nano de Tudela.

No obstante, todavía tendremos que esperar unos días para descubrir si, finalmente, el Juzgado de lo Mercantil acepta el concurso de acreedores presentado por la compañía.

¿Qué es Nano de Tudela?

La empresa Nano de Tudela, que en la actualidad opera bajo el nombre oficial Nano Automotive, S.L., fue fundada en Navarra en el año 2011 como SKF Tudela, una entidad centrada en la producción, fabricación, importación y venta de componentes para rodamientos de rueda y rodamientos industriales.

Poco después de su puesta en marcha, la sociedad comenzó a focalizar su actividad en la venta de su línea de aros de rodamientos a la firma coreana Korea Parts & Fasteners (KPF).

Pero KPF terminó inmersa en un concurso de acreedores en septiembre de 2014 tras pasar por una complicada situación económica que también la llevó a entrar en proceso de liquidación.

Meses después, ya en 2015, KPF salió a la venta y fue adquirida por Nano, que ofreció 3,5 millones de euros por la compañía y aseguró que mantendría a casi la totalidad de la plantilla.

Nano Automotive presenta concurso de acreedores

Hoy en día, Nano de Tudela sirve toda su producción de aros para rodamientos de vehículos al grupo SKF, que cuenta con una fábrica en la ciudad de Tudela y otra en Italia.

Sin embargo, la empresa navarra no ha corrido mejor suerte que la coreana KPF debido a que acaba de presentar un concurso de acreedores y se encuentra a la espera de la aceptación del proceso.

A pesar de que la compañía aún no ha difundido información detallada sobre el concurso de acreedores, desde la entidad sí han asegurado que la plantilla, compuesta por un total de 125 trabajadores, no se verá afectada por el proceso concursal. De hecho, los empleados aseguran que la carga de trabajo es tan alta que ni siquiera pueden disfrutar de un descanso los fines de semana.

Cabe recalcar, asimismo, que todo apunta a que la presentación del concurso de acreedores responde a problemas surgidos entre los accionistas, donde encontramos tanto a los propietarios coreanos como a un grupo inversor de Japón que entró a formar parte del accionariado para proporcionar liquidez a Tudela pero que, en estos momentos, ha optado por abandonar la sociedad y recuperar su inversión.

Aunque Nano de Tudela se encuentra en una difícil situación, no tendremos más remedio que esperar unos días para conocer el futuro de esta empresa navarra de producción de aros para rodamientos de vehículos.

Los concursos de acreedores afectan a un amplio abanico de empresas españolas

El concurso de acreedores se ha convertido en la mejor opción para multitud de empresas españolas desde el inicio de la crisis sanitaria y económica que estamos viviendo.

No solo podemos destacar la situación de Nano Automotive, sino también de compañías como Electroaceros, una sociedad pamplonesa que a principios de este mes de julio presentó un concurso de acreedores y la petición del cierre de su planta.