Método Dominó para gestionar el tiempo

¿Te gustaría gestionar mejor el tiempo y aumentar la productividad tanto en el terreno personal como en el plano laboral? Si es así, es muy probable que te guste conocer sistemas como el método Dominó.

Si lo pones en práctica, tendrás la oportunidad de organizar la jornada con más facilidad y de extraer el máximo partido a tu día a día.

¿Qué es el método Dominó?

El método Dominó se basa, como su propio nombre indica, en la teoría de que una ficha de dominó puede derribar a las demás cuando se colocan una tras otra de forma vertical. Al empujar la primera ficha, el resto cae de manera escalonada debido al impacto de la primera.

Partiendo de esta premisa, este sistema centrado en mejorar la productividad califica cada tarea como una ficha de dominó y afirma que cada avance, por pequeño que sea, hace que estemos más cerca de alcanzar una meta superior. Y es que el hecho de llevar a cabo la primera tarea permite que desempeñemos el resto con más facilidad.

¿Cómo se aplica el método Dominó?

Si has decidido aprovechar los beneficios del método Dominó para gestionar mejor el tiempo, será esencial que imagines que cada una de tus tareas pendientes es una ficha de dominó y lo apliques siguiendo estos pasos:

Encontrar la tarea más compleja

Anota todas las tareas por hacer en un papel y determina cuáles son las más importantes y complicadas. Este paso es fundamental, ya que para aplicar el método Dominó de manera óptima resulta primordial identificar con exactitud la actividad que implica el mayor derroche de energía y dedicación.

Para descubrir cuál es la labor más ardua, puedes seguir las recomendaciones de Gary Keller y Jay Papasan, autores del libro The ONE Thing. A través de su obra, destacan las ventajas del método Dominó y animan a los lectores a formularse la siguiente pregunta para poder identificar las tareas más espinosas: “¿Cuál es la tarea que, si la completases, haría que el resto fuesen más fáciles e, incluso, innecesarias?”.

Hacer primero la actividad más difícil

Realiza la labor más compleja, difícil y tediosa en primer lugar. Ten en cuenta que la consecución de la primera tarea provocará el deseado “efecto dominó” e influirá en todos los demás quehaceres.

Recurrir al método Dominó hará que las tareas que debes realizar durante el día sean más llevaderas y que sientas que el cansancio disminuye al ver que puedes extraer un mayor rendimiento al tiempo e incrementar la productividad.

Y más aún si lo combinas con otras técnicas como, por ejemplo, el método Autofocus de Mark Foster, que se centra en facilitar la distribución de tareas con el objetivo de reducir el estrés y los agobios.

Conclusiones

El método Dominó apuesta por llevar a cabo la tarea más difícil en primer lugar con el fin de provocar un “efecto dominó” que provoque que las demás labores vayan cayendo gracias al impulso de la primera, lo que permitirá realizarlas con más rapidez y agilidad.

Nos encontramos, por tanto, ante un sistema destinado a mejorar la gestión del tiempo que asegura que los pequeños avances positivos pueden llegar a convertirse en importantes logros.