Los concursos de acreedores aumentan un 500 % entre los autónomos

La Covid-19 ha hecho mucho daño a las empresas y ha traído consigo un descenso en la facturación de los negocios que, a su vez, ha provocado un aumento de los concursos de acreedores entre los autónomos.

Así lo han revelado los datos arrojados por el Registro de Economistas Forenses (REFOR), un órgano compuesto por economistas expertos que ha dejado de manifiesto que los concursos de acreedores de autónomos han crecido un 500 % desde el comienzo de la pandemia.

Cifras históricas en concursos de acreedores de autónomos

El primer trimestre de 2021 ha dejado tras de sí unos datos históricos en lo que respecta a concursos de acreedores entre autónomos.

Y es que, en solo un año y medio, los procesos concursales entre trabajadores por cuenta propia han aumentado más de un 500 %. Mientras que en 2019 la cifra de concursos de acreedores registrados fue de 87, en lo que llevamos de año ese número ya se sitúa en 530.

Además, y tal como han indicado desde el Registro de Economistas Forenses, todo apunta a que esta tendencia en alza se prolongará hasta el último trimestre de 2021.

¿Cuáles son las razones?

Son varios los motivos que han provocado este gran incremento de los concursos de acreedores entre autónomos en España.

Según Alberto Velasco, experto de REFOR, cuanto menor es la dimensión de la persona jurídica, mayor es el incremento concursal. Además, estos profesionales no disponen de los mismos recursos financieros que las grandes corporaciones para afrontar las situaciones de insolvencia.

Otros expertos del sector también han destacado como razón del aumento de los concursos de acreedores entre autónomos el incremento de los casos de segunda oportunidad.

Y es que se trata de un proceso legal que brinda al deudor, en este caso al autónomo, la oportunidad de hacer frente al pago de sus deudas ajustándose a sus ingresos y a través de un acuerdo extrajudicial de pagos con los acreedores.

La moratoria del Gobierno no es suficiente

Durante el pasado mes de marzo, el Gobierno de España aprobó la prórroga hasta el 31 de diciembre de 2021 de la moratoria concursal, que suspende la obligación de las sociedades que han entrado en una situación de insolvencia de solicitar el concurso de acreedores en un plazo de dos meses.

Sin embargo, desde el Consejo General de Economistas de España aseguran que, aunque se trata de una medida muy útil y necesaria, es imprescindible combinarla con ayudas que lleguen lo antes posible y que se dirijan, en especial, a autónomos, emprendedores y pequeñas y medianas empresas (pymes).

Desde REFOR también animan a empresarios, autónomos y emprendedores a recibir asesoramiento para determinar qué instrumento concursal es el más apropiado tanto a nivel económico como empresarial.

No obstante, los concursos de acreedores no solo han aumentado entre los autónomos, ya que este proceso también está afectando a infinidad de empresas de renombre.

Encontramos un ejemplo de ello en la firma de moda catalana Antonio Miró, que presentó la suspensión de pagos este mismo mes de mayo a pesar de contar con más de 50 años de historia en el negocio textil.