El método SCAMPER: Estimulando la creatividad

Generar ideas creativas y originales puede ser muy complicado en determinadas ocasiones, aunque existen sistemas que facilitan esta tarea, como es el caso del método SCAMPER.

Gracias a él, todas las personas que lo desean tienen la oportunidad de entrenar el cerebro, potenciar la creatividad y desarrollar ideas únicas e imaginativas.

¿Qué es el método SCAMPER?

La técnica SCAMPER recurre a una técnica centrada en conseguir que el individuo desarrolle la capacidad de enfrentarse a situaciones y problemas de una manera distinta, innovadora y diferente.

La clave no es crear algo nuevo, sino abordar los problemas desde diferentes ángulos y realizar modificaciones que permitan encontrar la solución idónea.

Para conseguirlo, es primordial que la persona se formule preguntas en torno a siete conceptos que conforman las siglas SCAMPER y que hacen referencia a:

  • S: sustituir.
  • C: combinar.
  • A: adaptar.
  • M: modificar.
  • P: proponer o poner en otros usos.
  • E: eliminar.
  • R: reordenar.

El método SCAMPER lleva a las personas que lo ponen en práctica a formularse una serie de preguntas teniendo en cuenta cada uno de los términos que componen el vocablo con el objetivo de encontrar respuestas que las ayuden a dar con una solución creativa y original al problema que se plantea.

Consejos para aplicar el método SCAMPER

Tras la creación del método SCAMPER encontramos a Bob Eberle, que acuñó el término después de haberse inspirado en los trabajos llevados a cabo por el publicista Alex Faickney Osborn, inventor del brainstorming o lluvia de ideas.

Eberle propuso que, para aplicar el técnica SCAMPER con éxito, se debían formular una serie de cuestiones teniendo en cuenta las palabras que conforman el término.

Los tipos de preguntas dependerán de la clase de negocio para que el que se busquen nuevas ideas y de los productos y / o servicios que ofrezca.

En este sentido, algunas de las cuestiones que pueden estimular la creatividad y ayudar a encontrar ideas originales e innovadoras podrían ser las siguientes:

Sustituir

En este punto el usuario se pregunta qué puede sustituir para abaratar los costes, qué pasaría si modificara la plataforma de ventas del negocio, qué puede cambiar para alcanzar los objetivos propuestos, qué aspectos no se pueden sustituir de ninguna manera o qué ocurriría si se realizan cambios en el color del producto, por ejemplo.

Combinar

En este momento el profesional puede preguntarse que pasaría si combinara diferentes productos y servicios entre ellos o de qué manera podría combinar sus servicios con los de otras empresas.

Adaptar

La palabra “adaptar” del método SCAMPER lleva a quienes recurren a este sistema a plantearse cómo pueden adaptar sus productos para que realicen otras funciones, qué pasos deberían seguir para adaptar técnicas que funcionan en otros países, qué podría ocurrir si el negocio se adaptara a otro tipo de público o si es posible que el proyecto se adapte a una nueva ley.

Modificar

Si el emprendedor o empresario centra su labor en la venta de productos, llegados a este punto se podría preguntar qué ocurriría si modificara el packaging de sus artículos, qué elementos puede modificar para mejorar la experiencia de los clientes o qué tipos de modificaciones puede introducir para que el producto que vende sea más atractivo y funcional al mismo tiempo.

Proponer

La acción “proponer” del método SCAMPER incentiva la formulación de cuestiones que lleven al profesional a preguntarse si podría usar su producto de otra manera o si sería posible emplear el mismo artículo para realizar otro tipo de campañas publicitarias.

Eliminar

Este paso aboga por hacerse preguntas relacionadas con la eliminación de un producto o servicio, la externalización de tareas, la reducción de la plantilla o la eliminación de alguna parte de los procesos.

Reordenar

La puesta en práctica del técnica SCAMPER finaliza con la reordenación, es decir, con preguntas que hagan que el usuario se plantee si puede ofrecer los mismos servicios en un orden distinto, si existe la posibilidad de reordenar los procesos de fabricación o si sería factible reordenar a los empleados en los diferentes departamentos de la empresa.

Una vez que el usuario ha preparado un listado con las respuestas a cada una de las preguntas que se ha formulado, el siguiente paso se centra en organizarlas con el objetivo de elegir las mejores y empezar a plantear soluciones más concretas.

Conclusiones de la técnica SCAMPER

La técnica SCAMPER recurre a la generación de ideas mediante preguntas para estimular la creatividad y encontrar nuevas formas de resolver un problema o de actuar ante una situación determinada.

La formulación de cuestiones debe estar basada en las acciones sustituir, combinar, adaptar, modificar, proponer, eliminar y reordenar para que el método sea 100 % efectivo.

Además de ser ideal para fomentar la creatividad y la imaginación, el método SCAMPER se puede poner en práctica tanto en grupo como de manera individual.