¿Qué es el social selling?

Saber qué es el social selling y cuáles son sus principales beneficios puede ser, a día de hoy, de gran relevancia para multitud de empresarios y emprendedores.

Y es que los medios sociales han adquirido una importancia sin precedentes y los internautas dedican cada vez más tiempo a navegar por este tipo de plataformas.

Así lo han revelado estudios como Digital 2021, un informe publicado por DataReportal que dejó de manifiesto que los usuarios de internet a nivel mundial pasan una media de dos horas y veinticinco minutos al día conectados a las plataformas sociales.

¿Qué es el social selling?

El social selling se puede definir como el uso de los medios sociales para incrementar el número de clientes de una empresa.

A diferencia de otras estrategias de marketing y comunicación, el social selling se centra en el uso de técnicas no invasivas que llevan al usuario a elegir a la marca o empresa, y no al revés.

Para alcanzar sus objetivos, hace uso de las redes sociales para publicar contenido de valor que genere interés, dar respuesta a las dudas, comentarios y preguntas de los seguidores; establecer un canal de comunicación con los usuarios e identificar las necesidades de los posibles clientes.

¿Cuáles son los beneficios del social selling?

El número de empresarios, emprendedores y profesionales del marketing y las ventas que recurren al social selling es cada vez mayor.

Y es que los equipos que ponen en marcha acciones de social selling logran incrementar su ratio de ventas entre un 20 y un 25 %, según datos proporcionados por la consultora Mckensey.

Pero el aumento de las ventas no es la única ventaja del social selling, ya que nos encontramos ante una técnica que aporta muchos otros beneficios debido a que puede ser perfecta para:

Obtener una mayor visibilidad

Las marcas y empresas que se proponen aumentar su visibilidad en internet pueden conseguirlo si aprovechan las ventajas del social selling.

Y es que, si escogen las redes sociales más utilizadas por su público objetivo, tendrán la oportunidad de acceder a miles de clientes potenciales que mostrarán interés en sus productos y / o servicios.

De ahí la importancia de tener muy claro cuál es el target del negocio, definir al buyer persona y analizar las redes sociales existentes a día de hoy para determinar cuáles son las más apropiadas para la compañía.

Identificar necesidades

El social selling recurre a la escucha activa y tiene muy en cuenta a los usuarios en todo momento, algo esencial para poder detectar y cubrir sus principales necesidades, así como para conocer los puntos débiles de la empresa y trabajar con la finalidad de mejorarlos.

El social selling mejora la imagen de marca

Cada vez son más las personas que recurren a las redes sociales para conocer la reputación y las opiniones de una marca o empresa determinada.

Es por ello que puede ayudar a mejorar la imagen de marca de aquellos negocios que se preocupan por publicar contenido de calidad, responder a los comentarios de los usuarios, resolver dudas y difundir sus valores y su filosofía.

Ahorrar tiempo

En la actualidad, existen herramientas como Content Creator que permiten gestionar los comentarios de diferentes perfiles de Facebook e Instagram desde una única plataforma, lo que permite ahorrar mucho tiempo a la hora de atender las dudas, sugerencias y comentarios de los usuarios.

Reducir costes

A pesar de que hacer publicidad en las redes sociales está a la orden del día, para aprovechar los beneficios del social selling no es necesario realizar una inversión económica.

Y es que esta estrategia se basa en crear un vínculo con los usuarios publicando contenido que suscite su interés y combinándolo con una escucha activa y con la resolución de sus principales dudas e inquietudes.

Conclusiones

Si te preguntabas qué es el social selling y cuáles son sus principales ventajas, recuerda que se trata de una estrategia centrada en aprovechar el poder de los medios sociales para establecer relaciones con los usuarios y conseguir que se conviertan en clientes potenciales.

Gracias a esta estrategia, las empresas, marcas y negocios tienen la oportunidad de mejorar su reputación on-line, ahorrar tiempo y dinero, detectar las necesidades de los clientes y potenciar su visibilidad en internet.