Sergent Major España entra en concurso de acreedores

El sector de la moda infantil se encuentra inmerso en una profunda crisis desde la llegada de la Covid-19, y una de las últimas empresas afectadas por la pandemia ha sido Sergent Major España, S.L..

La compañía, nacida en Francia en el año 1987, ha solicitado el concurso de acreedores para su filial en la península, donde dispone de tiendas repartidas en varias comunidades autónomas.

Sergent Major, una empresa de moda infantil con sello francés

Ya hace más de 30 años que el empresario Paul Zemmour puso en marcha la compañía Sergent Major, un proyecto dedicado a la moda para niños que debe su nombre a una pluma homónima que representa la importancia de disfrutar de la infancia, mantener vivo lo artesano y hacer que la elegancia sea accesible a todos los públicos.

Desde su nacimiento, Sergent Major se ha caracterizado por poner al alcance de padres e hijos una amplia variedad de prendas caracterizadas por la calidad de los tejidos y la armonía de los colores.

En el año 2007, esta firma de moda infantil para niños de entre cero y once años aterrizó en España abriendo su primera tienda en el centro comercial Gran Vía 2 de Barcelona.

En aquel momento, la compañía se propuso llegar a disponer de un centenar de establecimientos en el territorio español sumando las tiendas propias y las franquicias.

Sin embargo, el equipo de Sergent Major España no ha podido alcanzar sus objetivos de expansión en nuestro país debido, sobre todo, a la crisis provocada por la pandemia de coronavirus.

Sergent Major España, S.L. en concurso de acreedores

Ya hace varios meses que su filial española comenzó a sufrir las consecuencias de la Covid-19.

De hecho, la compañía cerró su tienda ubicada en la ciudad de Zamora en noviembre de 2020 después de diez años de actividad en la región castellanoleonesa.

Ese fue el principio de una crisis que, finalmente, ha llevado a Sergent Major España a pedir el concurso de acreedores.

La información fue publicada en el edicto del Boletín Oficial del Estado (BOE) del pasado 23 de febrero, donde el Juzgado de lo Mercantil número 3 de Barcelona declaraba el concurso de acreedores voluntario abreviado para Sergent Major España, S.L.

El documento publicado en el BOE también dejó de manifiesto que el abogado y economista Alejandro Gimeno-Bayona ha sido designado como administrador concursal y que los acreedores disponen de un plazo de un mes desde la publicación del edicto para comunicar sus créditos a la administración concursal.

Una crisis que azota con fuerza al ámbito de la moda infantil

Sergent Major no es la única empresa dedicada a la moda infantil que ha padecido las nefastas consecuencias de la pandemia de Covid-19.

Las restricciones establecidas para frenar la incidencia del virus también han afectado a compañías como Normandie, una sociedad catalana que entró en concurso de acreedores voluntario a principios de febrero; o Kidiliz, una empresa francesa de moda infantil que acaba de cerrar su filial en España.

La empresa Sergent Major se convierte, de este modo, en una nueva víctima de la crisis económica y sanitaria que está afectando a los negocios de buena parte del mundo.