Cómo combatir el estrés laboral

El ritmo frenético que invade nuestro día a día, el sonido constante de los teléfonos móviles o las dificultades para conciliar la vida profesional y familiar son algunos de los factores que llevan a multitud de personas a buscar trucos, consejos y técnicas que nos ayuden a aprender cómo combatir el estrés laboral.

Aunque el exceso de trabajo puede incrementar los niveles de ansiedad, nervios y estrés de muchos seres humanos, existen formas de prevenir estos síntomas e, incluso, de combatirlos una vez que ya han aparecido.

Pero, antes de descubrirlas, conozcamos algunos datos más acerca del estrés laboral y de cómo afecta a los profesionales españoles.

¿Qué es el estrés laboral?

Antes de saber cómo combatir el estrés laboral, es interesante tener en cuenta que nos encontramos ante un grupo de reacciones tanto físicas como psicológicas que tienen lugar cuando aparecen discrepancias entre la demanda del puesto de trabajo y los recursos del empleado para poder afrontarla.

A pesar de que son muchos los factores que pueden derivar en la aparición de estrés laboral, entre los más habituales encontramos la presión por parte de los jefes, el salario bajo, la abundancia de trabajo, el exceso de responsabilidad, la falta de tiempo para realizar las labores del día a día, el mal ambiente laboral o la imposibilidad de conciliar la vida profesional y la personal.

Cabe señalar, asimismo, que cualquier trabajador puede buscar opciones para combatir el estrés laboral en algún momento de su vida, ya que se trata de un problema que afecta a los empleados de todos los sectores y profesiones.

En la actualidad, este problema está a la orden del día y, en España, el 59 % de los empleados padece algún tipo de estrés en el trabajo, según reveló el estudio Percepción y hábitos de la población española en torno al estrés presentado por la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

¿Cuáles son los riesgos del estrés laboral?

Saber cómo combatir el estrés laboral resulta esencial para quienes lo padecen, ya que esta afección puede traer consigo la aparición de síntomas como los que enumeramos a continuación:

  • Un descenso en la productividad debido, sobre todo, al cansancio y la fatiga.
  • Problemas para conciliar el sueño durante la noche.
  • Falta de interés por el trabajo a llevar a cabo.
  • Dificultad para concentrarse y prestar atención.
  • Mayor riesgo de padecer enfermedades del corazón.
  • Más probabilidades de sufrir el síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado.
  • Deterioro de las relaciones personales, en especial en el ámbito familiar.
  • Alteraciones en el sistema inmunitario, encargado de luchar contra las enfermedades.
  • Depresión en los casos más graves.

Consejos para combatir el estrés en el trabajo

Las consecuencias del estrés en el trabajo que acabamos de describir forman parte de una larga lista debido a que esta afección puede repercutir de manera muy negativa en el trabajador.

Es por ello que a través de las siguientes líneas hemos recopilado algunos trucos y consejos que pueden ser de ayuda a la hora de combatir el estrés laboral:

Identificar el problema

En ocasiones, las personas que padecen estrés en el trabajo no saben con exactitud a qué se debe o cuáles han sido las causas de su aparición.

En esos casos, conviene dedicar un tiempo a identificar qué situaciones generan una mayor cantidad de ansiedad y cómo se siente el empleado cuando estas tienen lugar.

De esta forma, será mucho más sencillo conocer las fuentes del problema y encontrar una solución.

Establecer objetivos realistas

Son muchos los trabajadores que deciden hacer frente a un elevado número de tareas pensando que podrán llevarlas todas a buen puerto sin ningún tipo de inconveniente.

Sin embargo, los excesos suelen derivar en la aparición de estrés, algo que se puede prevenir estableciendo metas y objetivos realistas y no aceptando más trabajo del que realmente se puede realizar a lo largo de la jornada.

Organizar el día

Plasmar las actividades diarias en un calendario o redactar en un papel los quehaceres que se deberán desempeñar durante la jornada son acciones sencillas a la par que útiles.

De este modo, es posible organizar las tareas por orden de importancia, ser consciente del trabajo diario y gestionar mejor el tiempo disponible.

Conversar con el jefe para combatir el estrés

Hay muchas personas que temen hablar con su jefe cuando surge un problema en el trabajo.

Sin embargo, mantener una charla cordial y honesta donde el empleado exponga las razones de su estrés y solicite la búsqueda de una solución que sea beneficiosa para todos puede ser de mucha ayuda a la hora de combatir el estrés en el trabajo.

Prescindir de la tecnología fuera del horario laboral

Muchas veces, el estrés en el trabajo aparece cuando el profesional no es capaz de desconectar una vez finalizada la jornada laboral.

Para conseguir este objetivo, es primordial dedicar el tiempo libre a realizar actividades que sean agradables y motivadoras, organizar planes con amigos y familiares y, sobre todo, dejar a un lado el teléfono móvil, los mensajes de texto y los correos electrónicos.

Cómo combatir el estrés laboral haciendo deporte

El ejercicio físico no solo es útil para mejorar la apariencia física, sino también para cuidar la salud mental.

De hecho, un grupo de investigadores de la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, recopiló diversos estudios sobre los beneficios del deporte para la salud del cerebro.

El trabajo les permitió concluir que la práctica regular de actividad física tiene un efecto neuroprotector que previene la aparición de enfermedades neurodegenerativas.

El deporte es, asimismo, ideal para reducir los niveles de estrés debido a su capacidad para aumentar la producción de norepirefrina, un químico que es capaz de mejorar la respuesta del cerebro ante situaciones estresantes.

Realizar actividades relajantes

Dedicar el tiempo libre a realizar actividades que proporcionen calma y relax también puede ser de utilidad a la hora de combatir el estrés laboral.

Es aquí donde entran en juego prácticas tan saludables como el yoga o la meditación, que ayudan a dormir mejor, potenciar la capacidad de atención, disminuir los niveles de cortisol (hormona del estrés) y aliviar dolores posturales.

Además, un estudio llevado a cabo en el Harvard Medical School de Massachusetts, en Estados Unidos, demostró que la práctica regular de yoga reduce el estado de estrés y ansiedad de una forma muy parecida a la de una terapia médica convencional.

Tampoco hay que olvidar que existe la posibilidad de aplicar el mindfulness en el trabajo, un método centrado en dar importancia al momento presente que se puede utilizar en cualquier momento y lugar y que también puede contribuir a prevenir el estrés.

Conclusiones

Aunque el estrés en el trabajo afecta a más de la mitad de la población española, identificar cuáles son los factores que lo generan, hacer ejercicio físico con frecuencia, mantener una conversación con los jefes, olvidar el teléfono móvil tras la jornada laboral, practicar actividades como el yoga o la meditación y organizar la jornada después de haber establecido objetivos realistas son trucos que pueden ayudar a prevenir y combatir el estrés laboral.