La constructora Urssa de Vitoria, en concurso de acreedores

La empresa Urssa de Vitoria, perteneciente al sector de la construcción, ha entrado en concurso de acreedores voluntario.

Así ha quedado reflejado en el edicto publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) con fecha 25 de enero de 2021, donde el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria-Gasteiz declara en concurso a Urssa S.Coop.

La historia de la compañía vitoriana Urssa

Para conocer los inicios de la empresa debemos remontarnos a 1961, ya que fue en ese año cuando nació esta compañía ubicada en Vitoria-Gasteiz y perteneciente a la Corporación Mondragón, un grupo de cooperativas y empresas que también es originario del País Vasco.

Si nos centramos en la labor de la compañía Urssa de Vitoria, vemos que se trata de una empresa de construcciones metálicas que, desde su puesta en marcha, se ha dedicado a la gestión integral de proyectos realizando desde el diseño hasta el cálculo de las estructuras, pasando por el tratamiento de superficies o el montaje de estructuras en acero, entre otras funciones.

Las instalaciones de Urssa se encuentran en Campo de los Palacios desde sus comienzos, aunque en el año 1976 el Ayuntamiento le cedió el uso de un terreno municipal situado en Júndiz para que la sociedad pudiera trasladarse hasta allí.

Fue así como, en 1982, la constructora Urssa de Vitoria abrió una nueva planta, aunque siempre mantuvo la actividad en ambos terrenos.

A día de hoy, la sociedad dispone de dos fábricas que suman una superficie de más de 155.000 m2 donde la compañía lleva a cabo sus tareas relacionadas con las construcciones metálicas y la gestión integral de proyectos.

Cabe señalar, asimismo, que la compañíaha logrado poner su sello en edificios diseñados por arquitectos tan reconocidos como Santiago Calatrava, Frank Gehry o Norman Foster, entre otros.

Urssa entra en concurso voluntario de acreedores

Son muchas las empresas españolas que están pasando por serias dificultades, y la constructora Urssa de Vitoria es una de ellas.

Y es que la entidad vasca ya lleva un tiempo arrastrando deudas. De hecho, hace tan solo medio año la entidad llegó a un acuerdo de financiación con sus acreedores bancarios que le permitió refinanciar su deuda a largo plazo y recibir una inyección de crédito para compras.

Sin embargo, los acuerdos con los bancos no han impedido que la empresa Urssa de Vitoria haya entrado, finalmente, en concurso voluntario de acreedores.

Cien trabajadores que dependen del concurso

De esta forma, la compañía pretende mantener su actividad y salvar la mayor cantidad de puestos de trabajo posible, ya que hoy por hoy cuenta con una plantilla formada por alrededor de cien empleados.

Según ha revelado el edicto publicado en el BOE, a partir de ahora la compañía conserva las facultades de administración y disposición sobre los bienes y derechos que conforman la masa activa, aunque estos estarán sometidos a la intervención de la administración concursal, que estará integrada por Zubizarreta Concursal S.L.P.

Desde la publicación del anuncio en el Boletín Oficial del Estado, los acreedores disponen de un plazo de un mes para comunicar la existencia de sus créditos.

Aunque todavía no sabemos cómo acabará el concurso de acreedores de la constructora Urssa de Vitoria, Santiago Garayo, director gerente de la compañía, ha dejado de manifiesto que los siguientes pasos se centrarán en llegar a acuerdos de reestructuración de deuda con los acreedores.

Garayo ha destacado, además, la necesidad de que lleguen pedidos del mercado español y del francés, donde se encuentran sus principales clientes, algo que en estos momentos se ha convertido en un reto muy complicado debido a los devastadores efectos de la pandemia de Covid-19 en ambos países.