Agrícola Aguileña (Agrasa), en liquidación

Agrícola Aguileña (Agrasa), en liquidación

La compañía española Agrícola Aguileña, también conocida como Agrasa, lleva más de dos años inmersa en una complicada situación económica. Después de haber pasado por un concurso de acreedores, el Juzgado de lo Mercantil de Murcia ha abierto la fase de disolución y ha declarado la liquidación de Agrasa.

¿Quién es Agrasa?

Agrícola Aguileña 1179, S.L. es una compañía con domicilio social en Murcia que nació en el año 1977 con el objetivo de cultivar y comercializar hortalizas, productos de vivero y otros ingredientes naturales y saludables.

Sin embargo, no fue hasta 1982 cuando se puso en marcha la Sociedad Agraria de Transformación (SAT) Agrícola Aguileña, una sociedad agrícola que dos años después se centró en la distribución de tomate por el continente europeo, un fruto al que más tarde se sumó la lechuga.

Antes de su disolución, Agrasa también se dedicaba al cultivo y la comercialización de coliflor, apio, brócoli, sandía, melón y escarola, entre otros productos naturales.

Una de las premisas básicas de Agrasa ha sido, desde sus inicios, su compromiso con el cuidado de medio ambiente, que llevó a la empresa a recurrir al uso de energías limpias y renovables.

A lo largo de sus más de 40 años de trayectoria, Agrasa consiguió disponer de unas instalaciones propias de 42.000 m² de superficie, un semillero propio de 34.000 m² y un embalse de 1.500.000 m³ que aseguraba el abastecimiento de sus campos mediante un sistema de riego eficiente y sostenible.

Cabe señalar, asimismo, que Agrasa también empleaba el Vacuum Cooling, un proceso de enfriado rápido al vacío que favorece la conservación de frutas, verduras, hortalizas y otros productos con un alto contenido en agua.

El Juzgado declara la disolución de Agrícola Aguileña

Las dificultades económicas de la sociedad murciana Agrícola Aguileña comenzaron en 2018, aunque no fue hasta febrero de 2020 cuando los impagos la llevaron a entrar en concurso de acreedores y a despedir a la totalidad de su plantilla, formada en aquel momento por más de 400 empleados. Esto ya lo comenté ya en un artículo en su momento.

Esta última decisión derivó en intensas protestas por parte de los trabajadores, que se reunieron ante las puertas de las instalaciones de Agrasa para manifestar su descontento ante la situación y solicitar el pago de las nóminas pendientes.

Y es que, según las cuentas depositadas en el Registro Mercantil, Agrasa cerró el ejercicio 2018 con unas pérdidas económicas que superaron los dos millones de euros y que la llevaron a entrar en concurso de acreedores poco más de un año después.

Fuente: infocif.es

Pero el tiempo no ha traído consigo noticias positivas para la compañía agrícola, ya que el Juzgado de lo Mercantil de Murcia ha abierto la fase de liquidación de la empresa y ha declarado su disolución.

Además, el Juzgado ha cesado en sus funciones a los administradores de la empresa, que a partir de ahora serán sustituidos por el administración concursal.

La resolución judicial indica, asimismo, que la fase de liquidación, cuya apertura todavía se está acordando, ha sido decidida a petición del deudor.

Las pérdidas económicas que Agrícola Aguileña arrastra desde el año 2018 no han podido evitar que, finalmente, el Juzgado de lo Mercantil de Murcia haya declarado la liquidación de la compañía.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *