Thomas Cook Aviation Balearics anuncia el cierre

Thomas Cook Aviation Balearics anuncia el cierre

La pandemia de Covid-19 ha sido devastadora para el sector del turismo y ha traído consigo noticias tan impactantes como el cierre de Thomas Cook Aviation Balearics (TCAB).

La aerolínea, con sede en la isla de Mallorca y vinculada con anterioridad al ya desaparecido Grupo Thomas Cook, ha solicitado la disolución y el cierre debido a la falta de liquidez y a las malas perspectivas en el ámbito de los viajes para los próximos meses.

¿Qué es Thomas Cook Aviation Balearics TCAB?

Thomas Cook Aviation Balearics es una aerolínea que nació en octubre de 2017 como propiedad del Grupo Thomas Cook, aunque desde sus inicios estuvo ligada a Cóndor bajo un contrato de colaboración.

La compañía tiene su sede en la ciudad de Palma y cuenta con una plantilla formada por 90 trabajadores.

Desde su puesta en marcha, la aerolínea no tardó mucho en toparse con los primeros problemas, ya que en octubre de 2019, solo dos años después de su nacimiento, se declaró en preconcurso de acreedores.

Y, aunque en diciembre de ese mismo año la compañía presentó el expediente de quiebra, finalmente pudo salvarse gracias a Panaf Holding, un grupo alemán que adquirió la aerolínea en mayo de 2020.

Thomas Cook Aviation Balearics cierra

A pesar de la compra de Thomas Cook Aviation Balearics por parte de Panaf Holding, finalmente la compañía, presidida por Álvaro Middelmann, acaba de anunciar a su plantilla que el grupo alemán no ha podido salvar y reflotar a la aerolínea.

Panaf Holding, presidido por Roland Eharsam, se hizo con la empresa con la misión de inyectar capital y con varios planes para activar la aerolínea con sede en Palma, algo que por desgracia no ha llegado a ocurrir debido a la pandemia de coronavirus y a sus terribles efectos sobre el turismo y los viajes.

Así lo ha explicado Álvaro Middelmann en una carta a sus empleados, donde ha expresado que la Covid-19 ha puesto fin a los planes de reactivación para Thomas Cook Aviation Balearics y que los posibles resultados positivos de las negociaciones con nuevos inversores no son convertibles a corto plazo, lo que les ha llevado a tomar la decisión de solicitar la disolución de la compañía.

Y es que la pandemia de coronavirus ha frenado el tráfico aéreo y ha impedido que Thomas Cook Aviation Balearics haya podido operar desde la llegada de la Covid-19, lo que tampoco ha permitido que las negociaciones entre la aerolínea y Panaf Holding hayan llegado a buen puerto, ya que las perspectivas en el plano de la aviación siguen siendo muy negativas a día de hoy.

Cabe señalar, asimismo, que la crisis económica y sanitaria actual también llevó a la aerolínea española a incluir a todos sus empleados en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que está activo desde mayo de 2020.

La Covid-19 y sus consecuencias en el sector de la aviación

La aerolínea cierra, pero no es la única que sufre las consecuencias de la pandemia de coronavirus.

De hecho, a lo largo de 2020 el tráfico de pasajeros aéreos cayó un 67 % en todo el mundo y alcanzó niveles vistos por última vez en el año 1999, según reveló el informe Airline Insights Review elaborado por Cirium, líder mundial en análisis de aviación y viajes.

Estos datos han supuesto un golpe muy duro para las empresas pertenecientes al sector de la aviación, y cada vez son más las aerolíneas que se topan con serias dificultades para poder continuar operando.

A pesar de que Thomas Cook Aviation Balearics consiguió salvarse de la quiebra del Grupo Thomas Cook el pasado septiembre de 2019 gracias a la entrada de Panaf Holding, finalmente la aerolínea no ha tenido más remedio que anunciar la disolución y el cierre de una empresa que ya no volverá a surcar los cielos.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *