Construcciones Granadal, en liquidación

La pandemia de coronavirus ha golpeado con fuerza al tejido empresarial español y Construcciones Granadal ha sido una de las últimas compañías del sector de la construcción que ha sufrido las consecuencias de la crisis económica actual.

Y es que el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba ha ordenado la liquidación de esta compañía cordobesa que estaba en concurso de acreedores desde octubre de 2019.

¿Qué es Construcciones Granadal?

Granadal es una sociedad nacida en Córdoba hace más de 25 años que, con el paso del tiempo, ha conseguido convertirse en una de las constructoras más destacadas de la ciudad andaluza.

La compañía se dedica a la construcción, reparación y conservación de edificaciones, así como a la realización de estudios, informes, instalaciones y proyectos de decoración, restauración y ornamentación, entre otros servicios.

Cabe señalar, asimismo, que el día 1 de enero de 2015 la empresa municipal Vimcorsa, propietaria del parking público subterráneo del Vial Norte de Córdoba, adjudicó a Construcciones Granadal y Planificaciones San Adrián del Valle la gestión de los aparcamientos mediante una unión temporal, aunque el proyecto nunca llegó a tener éxito.

El Juzgado ordena la liquidación de Construcciones Granadal

Pese a que la Covid-19 empezó a hacer mella en las empresas españolas a principios de 2020, la empresa ya se encontraba inmersa en una profunda crisis que arrastraba ya varios ejercicios.

De hecho, el 1 de octubre de 2019 se publicó en el Boletín Oficial del Estado (BOE) un edicto donde el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba declaraba en concurso de acreedores necesario a la compañía cordobesa Construcciones Granadal, S.L.

Por aquel entonces, la sociedad fue suspendida en el ejercicio de las facultades de administración y disposición de su patrimonio, que corrieron a cargo de la administración concursal, designada a Unión de Profesionales, Mediadores y Concursales S.L.P.

Ahora, el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Córdoba ha ordenado la liquidación de la compañía al determinar que la empresa no tiene viabilidad económica para continuar operativa.

La venta de los bienes de la sociedad cordobesa servirá para saldar parte de las deudas con sus acreedores, que fueron las responsables de que la compañía cordobesa entrara en concurso de acreedores en octubre de 2019.

Malos tiempos para el sector de la construcción

Aunque la hostelería y la restauración han sido las más afectadas por las restricciones derivadas de la pandemia, el ámbito de la construcción tampoco está pasando por un buen momento.

Solo en marzo y abril de 2020, cuando el Gobierno de España decretó que únicamente podían trabajar los profesionales pertenecientes a un servicio esencial, las grandes constructoras calcularon unas pérdidas de 345 millones de euros por cada día de paralización de las obras.

Así lo estimó la Asociación de Empresas Constructoras y Concesionarias de infraestructuras SEOPAN, creada en 1957.

Ahora, el sector de la construcción considera imprescindible recibir ayudas públicas para poder afrontar la situación actual y evitar la pérdida de alrededor de medio millón de puestos de trabajo.

Y es que la crisis económica y sanitaria que estamos viviendo ha afectado de manera negativa no solo a Construcciones Granadal, sino también a Eurosca, una empresa nacida en Huesca que ha entrado en liquidación; o a Mycsa Mantenimiento, una compañía murciana centrada en el mantenimiento de edificios que se encuentra en concurso de acreedores y que se une a otras muchas entidades que también están pasando por una complicada situación.