Scrum, la metodología de trabajo ágil

Los empresarios que dedican su día a día a realizar proyectos que aporten un gran valor a sus clientes se centran en la búsqueda de sistemas y metodologías como Scrum.

Solo así pueden ver los resultados de su trabajo a la mayor brevedad, agilizar los procesos y fases de los proyectos y potenciar la satisfacción del cliente.

¿Qué es Scrum?

Scrum es una metodología de trabajo ágil consistente en aplicar una serie de buenas prácticas destinadas a trabajar en equipo y obtener el mejor resultado posible a la hora de llevar a cabo un proyecto.

Aunque son muchos los empresarios y emprendedores que recurren a la metodología Scrum, se trata de un sistema ideal para proyectos complejos y con requisitos poco definidos.

Su objetivo es lanzar el producto al mercado y empezar a venderlo lo antes posible. Para lograrlo, los proyectos se dividen en ciclos temporales de una duración máxima de cuatro semanas.

Esos ciclos o bloques, conocidos como sprints en el ámbito de la metodología Scrum, se presentan al cliente para que pueda revisarlos y el equipo tenga la oportunidad de realizar las correcciones necesarias antes de continuar con el trabajo.

A pesar de que nos encontramos ante un método de uso frecuente entre los equipos de desarrollo de software, sus fundamentos están cada vez más presentes en otros muchos sectores.

La historia de la metodología Scrum

Para conocer el origen del método tenemos que remontarnos a 1986, ya que fue en ese año cuando se publicó un estudio sobre los procesos de desarrollo que se estaban implementando con éxito en el lanzamiento de productos en países como Estados Unidos y Japón.

Hirotaka Takeuchi e Ikujiro Nonaka, responsables del análisis, plantearon una nueva forma de entender el desarrollo de productos comerciales que se centraba en lanzarlos al mercado lo antes posible apostando por una metodología flexible.

En el año 1995 se formalizó el uso de la metodología Scrum, aunque no fue hasta 2001 cuando Ken Schwaber y Jeff Sutherland publicaron el documento que recoge todos los elementos de este método de trabajo ágil.

Transparencia, inspección y adaptación: los tres pilares básicos

Para implementar la metodología Scrum con éxito, resulta esencial que el sistema se base en tres principios básicos: transparencia (los integrantes del equipo de trabajo deben saber qué está ocurriendo en el proyecto en todo momento), inspección (hay que revisar el progreso de forma constante para poder detectar problemas) y adaptación (el equipo debe adaptarse a la perfección a los cambios que se deban realizar en el proyecto).

Garantizar la transparencia del proyecto y de las tareas a llevar a cabo es fundamental para implementar la metodología Scrum con éxito. Para conseguirlo, el método recurre a dos herramientas principales:

  • Product backlog: se puede definir como la lista de tareas y su duración prevista.
  • Sprint backlog: hace referencia al grupo de quehaceres presentes en el product backlog que el equipo de trabajo escoge para desarrollar.

¿Cómo se desarrolla este método?

Antes de conocer el desarrollo de la metodología Scrum, es importante tener en cuenta que este sistema establece diferentes roles que son imprescindibles para realizar las entregas con puntualidad y de manera satisfactoria.

No hay que olvidar que en este método la auto-organización es primordial para que cada miembro del equipo finalice sus tareas en el plazo acordado.

Para alcanzar sus metas, este sistema de trabajo ágil recurre a un total de tres roles, como son:

  • Product owner: se trata de la persona responsable de hablar con el cliente para conocer sus necesidades y poder maximizar el valor del trabajo a realizar.
  • Scrum master: es el nombre que recibe el profesional encargado de conseguir que todo el equipo entienda y aplique las técnicas de manera óptima.
  • Equipo de desarrollo: está formado por las personas centradas en llevar a cabo las tareas marcadas por el product owner.

Una vez establecido el rol de cada miembro del equipo, el product owner se ocupa de definir el listado de tareas a llevar a cabo.

Después, se organiza una reunión conocida con el nombre de Sprint planning meeting que tiene como misión repartir dichas tareas entre los integrantes del equipo de trabajo.

A continuación se crea el Sprint Backlog, donde se definen con detalle todos los objetivos marcados y se establece un tiempo concreto para cada fase o sprint el cual, por norma general, será de entre una y cuatro semanas.

Una vez terminado un sprint, se realiza una revisión para comprobar si se están cumpliendo los objetivos.

Además, en la metodología Scrum se organizan reuniones diarias para que todos los participantes puedan conocer los progresos del resto de miembros.

Ventajas y desventajas de la metodología Scrum

Al igual que el resto de sistemas de trabajo existentes a día de hoy, la metodología Scrum cuenta con ventajas y desventajas que conviene tener en cuenta.

Ventajas del método

Si nos centramos en los principales beneficios de la metodología Scrum, podemos destacar los siguientes:

  • Se trata de una metodología ágil donde el cliente no debe esperar hasta el final del proyecto para poder ver resultados.
  • Se reduce el riesgo de que aparezcan sorpresas desagradables porque el cliente va revisando las diferentes fases del proyecto.
  • Es un método que se caracteriza por la transparencia, ya que los integrantes saben lo que está ocurriendo en el proyecto en todo momento, lo que potencia la cooperación y mejora de la productividad en el trabajo de equipo.
  • Está indicado para conseguir que los proyectos complejos se puedan desempeñar de un modo más ágil y sencillo.

Desventajas del método

Todos los métodos de trabajo tienen desventajas, y en el caso del sistema Scrum algunas de las más llamativas son las que enumeramos a continuación:

  • Aunque cada vez está más presente en las empresas, se trata de una metodología especialmente indicada para equipos pequeños, ya que en grupos muy grandes puede perder su efectividad.
  • Implica que todos los integrantes del equipo cuenten con una amplia experiencia en el ámbito de esta metodología y conozcan a la perfección su rol dentro del grupo de trabajo.
  • Debe recurrir a profesionales que sean organizados y sepan adaptarse muy bien a los cambios.

En la actualidad, la metodología Scrum ya está siendo utilizada por un amplio abanico de compañías que persiguen el mismo objetivo: obtener el mejor resultado posible a la hora de realizar un proyecto.