¿Qué es el marketing olfativo?

Vivimos en un mundo donde la mercadotecnia tiene más peso que nunca y, por eso, son muchas las personas que se preguntan qué es el marketing olfativo y cuáles son sus ventajas y desventajas.

Sobre todo los emprendedores y empresarios que disponen de un negocio físico y buscan nuevas fórmulas para atraer clientes e incrementar las ventas.

Marketing olfativo: qué es

Si a ti también te interesa saber en que consiste el marketing olfativo, te gustará descubrir que se trata de una técnica de comunicación y ventas que recurre a la estimulación del sentido del olfato para provocar emociones, recuerdos y sensaciones en la memoria y crear, de este modo, una conexión entre el cliente y la marca.

Para alcanzar su objetivo, el marketing olfativo emplea distintos aromas, olores y fragancias debido a que, según reveló un grupo de investigadores del Centro de Neurociencia de Sistemas de la Universidad de Boston, en Estados Unidos, los olores tienen el poder de activar la memoria de las experiencias pasadas.

En resumen, podemos afirmar que tiene la misión de utilizar aromas agradables y placenteros para llegar a los consumidores y conseguir que asocien esas fragancias con la marca, empresa o producto.

¿Dónde se utiliza?

Ya sabemos qué es y cuál es su principal objetivo. Pero, ¿en qué tipo de compañías se emplea esta técnica que aprovecha el poder de los olores?

Aunque este tipo de marketing está cada vez más presente en diferentes sectores, a día de hoy quienes más lo utilizan son las tiendas físicas, los hoteles, los barcos de crucero, los casinos y los centros deportivos.

No obstante, también es importante tener en cuenta que en actualidad existen multitud de empresas que aprovechan las ventajas del marketing olfativo para mejorar el ambiente de trabajo en las oficinas y potenciar el rendimiento de los empleados.

Ventajas y desventajas del marketing olfativo

El sector del marketing evoluciona a pasos agigantados y hoy por hoy existen infinidad de técnicas novedosas, originales e innovadoras.

Y, aunque todas ellas se centran en mejorar la imagen de una marca y atraer y fidelizar clientes, también tienen pros y contras que conviene conocer antes de ponerlas en práctica.

No es una excepción y, por ello, a través de las siguientes líneas enumeraremos sus principales ventajas y desventajas:

Ventajas

Al centrarnos en los beneficios podemos destacar los siguientes:

No es intrusivo

En el terreno del marketing off-line existen técnicas que pueden ser muy intrusivas y llegar a generar rechazo entre los consumidores.

Pero el marketing olfativo tiene la capacidad de atraer clientes y aumentar las ventas mediante un sistema que, además de ser innovador, no resulta intrusivo para los usuarios.

Ayuda a diferenciarse de la competencia

La competitividad en el mundo de los negocios puede ser voraz en determinados sectores y, por eso, resulta esencial que empresarios y emprendedores implementen técnicas que les permitan diferenciarse de sus principales competidores.

Es aquí donde el marketing olfativo entra en juego, ya que recurre a fragancias únicas y personalizadas que crean imagen de marca, captan la atención de los clientes y mejoran su experiencia de compra.

Y es que una persona puede recordar alrededor del 35 % de los olores, pero solo retiene un 5 % de lo que ve, un 2 % de lo que escucha y un 1 % de lo que toca, según reveló un estudio llevado a cabo en la Universidad Rockefeller de Nueva York, en Estados Unidos.

Mejora la experiencia de los clientes

Los estudios más recientes demuestran que los olores son capaces de activar la memoria.

Es por ello que, si el cliente disfruta de una excelente experiencia de compra, revivirá esos recuerdos cuando acceda al establecimiento y su aroma se cuele en el interior de sus fosas nasales.

Aumenta el tiempo de permanencia

Cuanto más tiempo permanezca el consumidor dentro de una tienda o de cualquier otro negocio físico, mayores serán las probabilidades de que realice una compra y se convierta en cliente.

El marketing olfativo puede ser de gran utilidad a la hora de incrementar la permanencia en un establecimiento, ya que existen estudios que han dejado de manifiesto que las personas pueden pasar un 15,6 % más de tiempo en los espacios que huelen bien.

Desventajas

A pesar de que son muchas las ventajas del marketing olfativo, no hay que olvidar que esta técnica de comunicación y ventas también engloba algunos contras que todo emprendedor debería conocer:

Puede saturar a los usuarios

En ocasiones, las marcas que apuestan por implementar el marketing olfativo optan por fragancias demasiado intensas que pueden acabar saturando a los clientes y provocar que abandonen el establecimiento en cuestión de segundos.

Por eso es fundamental tener muy en cuenta qué objetivos se persiguen con la implantación de este tipo de mercadotecnia y valorar si su misión es evocar emociones relacionadas con la tranquilidad, la energía, la sensualidad o la pureza, por ejemplo.

Una vez que se ha decidido cuál es el tipo de fragancia ideal para el negocio, el siguiente paso consistirá en dar vida a un aroma ligero, único y muy agradable para los sentidos.

Solo es apto para negocios físicos

A pesar de que el marketing digital ha llegado pisando fuerte, el marketing olfativo solo se puede aplicar en negocios que cuentan con un establecimiento físico y no aporta ningún tipo de beneficio a las empresas que solo operan a través de internet.

No es efectivo en todos los seres humanos

Otra de las desventajas del marketing olfativo reside en que se trata de una técnica que no resulta efectiva en todas las personas.

Y es que, según la Sociedad Española de Otorrinolaringología, solo en España hay más de 400.000 personas que padecen anosmia, un trastorno que deriva en la pérdida del olfato y que impide captar los olores.

Conclusiones

Este tipo de marketing es una técnica de comunicación destinada a mejorar la imagen de una marca e incrementar las ventas utilizando fragancias únicas y muy agradables para el ser humano.

Aunque tiene el poder de optimizar la experiencia de compra de los clientes sin ser intrusivo y de incrementar el tiempo de permanencia en un establecimiento físico, también puede generar rechazo si no se utiliza del modo apropiado.