¿Qué son las habilidades blandas y duras?

Trabajar en la mejora de las habilidades blandas y duras es, a día de hoy, el principal objetivo de quienes buscan el empleo de sus sueños o desean mejorar en su trabajo.

Y es que cada vez son más las empresas que al centrarse en la búsqueda de candidatos para cubrir sus vacantes valoran este tipo de habilidades.

Habilidades blandas y duras: definición

El éxito en el ámbito profesional se basa en un 85 % en las habilidades blandas, según reveló un estudio llevado a cabo por la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Sin embargo, las habilidades duras también juegan un papel muy importante en el terreno laboral.

Es por ello que a través de las siguientes líneas desvelaremos qué son las habilidades duras y blandas y cuáles son algunas de las más demandadas por las compañías.

¿Qué son las habilidades blandas?

Las habilidades blandas, también conocidas como habilidades suaves o soft skills en inglés, hacen referencia a las competencias personales de los profesionales, en especial a sus habilidades para comunicarse e interactuar con los demás y para trabajar en equipo.

En el grupo de habilidades blandas destacan tanto las capacidades para comunicarse con otras personas como la destreza para asumir responsabilidades, resolver problemas con facilidad, proponer ideas creativas y originales, apostar por la sinceridad, mostrar una actitud positiva, tener empatía, ser capaz de negociar, adaptarse a los cambios y ser resiliente.

Durante el mes de enero de 2020, la red social LinkedIn publicó en su blog un estudio que dejó de manifiesto que las habilidades más solicitadas por las empresas en los tiempos que corren son la creatividad, la persuasión, la colaboración, la adaptabilidad y la inteligencia emocional.

¿Qué son las habilidades duras?

Las habilidades duras o hard skills, por su parte, se utilizan para identificar todo lo que tiene relación con el estudio, la formación y los conocimientos adquiridos para realizar tareas concretas.

Algunos ejemplos de habilidades duras son el dominio de idiomas, los títulos universitarios, los cursos de formación, las certificaciones y el uso de herramientas informáticas.

¿Qué tipo de habilidades son más importantes?

A pesar de que ambas habilidades son esenciales para encontrar un empleo, cada vez son más las empresas y los responsables de Recursos Humanos que valoran las soft skills de una manera muy positiva.

Esto se debe a que, en la actualidad, suele ser más sencillo encontrar candidatos que cuenten con una formación amplia y completa que dar con profesionales que reúnan habilidades relacionadas con la comunicación, la empatía o el trabajo en grupo.

Según reveló la Encuesta de Habilidades al Trabajo (ENHAT), publicada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), las habilidades blandas más difíciles de encontrar entre los candidatos a un empleo son el trabajo en equipo (38,4 %), la comunicación (31,9 %), la responsabilidad (31,2 %), la estabilidad emocional (23,7 %) y la resolución de problemas (23,7 %).

Es por todo ello que, en la actualidad, los profesionales que se proponen encontrar el empleo ideal deben centrarse no solo en la formación académica, sino también en la adquisición de habilidades blandas que les permitan destacar, diferenciarse del resto de candidatos y conseguir el trabajo.