Horario Ideal Biológico, el método para ser más productivo

La inmensa mayoría de profesionales buscan con frecuencia técnicas que les ayuden a ser más productivos en el trabajo, lo que los lleva a subirse al carro de métodos como Horario Ideal Biológico.

Gracias a este tipo de sistemas, los empresarios, emprendedores y trabajadores por cuenta ajena tienen la oportunidad de aprovechar mejor el tiempo y de ser más eficientes en el plano laboral.

Horario Ideal Biológico, el método de Sam Carpenter

Tras la creación del método Horario Ideal Biológico encontramos a Sam Carpenter, emprendedor, escritor y autor de un libro titulado Work The System.

A través de las páginas que componen su obra, Carpenter explica cómo obtener una nueva visión del mundo que permita conseguir más ingresos trabajando menos tiempo.

Para alcanzar este objetivo, resulta esencial averiguar cuáles son las horas del día de mayor productividad.

El método Horario Ideal Biológico, conocido en inglés como Biological Prime Time, se basa en escuchar al cuerpo para determinar en qué momento del día somos más productivos, algo fundamental para poder extraer el máximo partido al tiempo.

¿Cómo funciona el método Horario Ideal Biológico?

La clave del sistema Biological Prime Time ideado por Sam Carpenter es pararse a escuchar al organismo para comprender sus ritmos y descubrir en qué instantes del día rendimos más, tenemos una mayor capacidad de atención y concentración y asimilamos mejor lo que leemos.

Algunas personas se despiertan cargadas de energía, mientras que otras notan que su productividad aumenta al caer la tarde.

Sin duda, cada ser humano es diferente y, por ello, el método Biological Prime Time anima a cada persona a escucharse, a identificar sus mejores momentos del día para hacer tareas y a aprovechar esos instantes para realizar los quehaceres más complejos.

Para aplicar el método de Sam Carpenter a la perfección, el autor recomienda seguir los pasos que enumeramos a continuación:

  1. Escuchar al cuerpo para averiguar cuáles son los momentos del día en los que dispone de mayores cantidades de energía.
  2. Una vez que esos instantes han sido identificados, es importante calificar cada uno de ellos con una puntuación que vaya del cero (menos productividad) al diez (nivel máximo de productividad).
  3. A continuación, la técnica Horario Ideal Biológico aconseja volcar toda esa información en una hoja de Excel o en cualquier otro programa que permita crear gráficos.
  4. Una semana después de haber comenzado a recopilar datos, el profesional ya estará en disposición de extraer información de utilidad y de descubrir cuáles son los momentos de la jornada en los que su productividad es más alta.

El sistema de Sam Carpenter se basa en aprovechar esos instantes de máxima energía para llevar a cabo aquellas tareas que, además de ser relevantes, requieren de grandes dosis de esfuerzo, trabajo y concentración.

Otros métodos para incrementar la productividad

Aunque el método Horario Ideal Biológico de Sam Carpenter cuenta con montones de adeptos en todo el mundo, existen otras muchas técnicas que también están destinadas a incrementar la productividad.

Una de ellas es la Técnica Pomodoro, que se basa en dedicar 25 minutos de máxima concentración a una tarea determinada para, después, realizar un breve descanso que ayude a despejar la mente antes de volver al trabajo.

Destaca también Cómete esa rana, una metodología ideada por Brian Tracy y consistente en acabar con la procrastinación realizando las labores más complicadas y tediosas al principio del día y dejando las más sencillas para el final de la jornada.

Aunque a día de hoy podemos encontrar una amplia variedad de métodos como el Biological Prime Time, no hay que olvidar que todos ellos tienen algo fundamental en común: aumentar la productividad y aprovechar mejor el tiempo.