Qué es el síndrome de burnout

El estrés laboral puede jugar malas pasadas a emprendedores y empleados, lo que lleva a muchos de ellos a buscar fórmulas que les ayuden a evitar el síndrome de burnout.

Algo que no es de extrañar si tenemos en cuenta que en España el 40 % de los trabajadores y más de la mitad de los empresarios aseguran que padecen estrés, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

¿Qué es el síndrome de burnout?

Esta patología, conocida en español como el síndrome del trabajador quemado, se utiliza para hacer referencia a una patología emocional causada por el trabajo que puede tener graves consecuencias a nivel físico, anímico y emocional.

Por norma general, el síndrome de burnout se produce por un cúmulo de circunstancias, y no por una única causa debido a que en su aparición pueden intervenir el estrés laboral, la situación personal, el ambiente en el trabajo, las deficiencias organizacionales de la empresa, la necesidad de acabar las tareas con la máxima rapidez posible o los métodos de liderazgo utilizados por los superiores, por ejemplo.

Este síndrome puede tener consecuencias muy negativas en empresarios y empleados y derivar en la aparición de problemas de concentración, dificultades para conciliar el sueño, actitud pesimista, nerviosismo, aumento de la irritabilidad, agotamiento y bajada de la autoestima, principalmente.

Consejos para prevenir el síndrome del trabajador quemado

Conocer trucos y consejos para evitar el síndrome de burnout o síndrome del trabajador quemado tiene cada vez más relevancia en la sociedad.

De hecho, esta patología emocional estará presente en la próxima Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que entrará en vigor a lo largo del año 2022.

A continuación, enumeramos varias formas de prevenir este síndrome y mejorar la salud laboral:

Desconectar

La desconexión resulta esencial para prevenir el síndrome del trabajador quemado e implica apagar el teléfono móvil de la empresa y evitar la lectura de correos electrónicos y mensajes de texto relacionados con el trabajo una vez finalizada la jornada laboral.

Potenciar la asertividad

La asertividad se puede definir como una aptitud o habilidad social consistente en expresar y defender ideas y puntos de vista utilizando las palabras apropiadas y respetando la visión de los demás.

Ser una persona asertiva es fundamental para evitar el síndrome de burnout porque esta cualidad ayuda a mejorar las relaciones laborales tanto con los superiores como con los compañeros de trabajo.

Marcar los límites

En ocasiones, el síndrome de burnout aparece por una sobrecarga de trabajo que incrementa los niveles de estrés y ansiedad del empleado, quien no es capaz de afrontar los quehaceres propios del día.

De ahí la importancia de aprender a conocerse a uno mismo, de saber hasta dónde se puede llegar y de establecer unos límites que impliquen no comprometerse a realizar tareas que no podrán estar listas en la fecha prevista.

Llevar una vida sana

Las personas que se proponen evitar el síndrome del trabajador quemado no solo deben centrarse en mejorar su situación laboral, sino también en cuidar su vida personal.

En este sentido, es primordial apostar por una alimentación sana y variada que incremente los niveles de energía y permita prevenir la aparición de enfermedades y gozar de una excelente salud.

También hay que tener muy en cuenta el deporte, ya que realizar ejercicio físico con regularidad ayuda a reducir los niveles de estrés, subir la autoestima, potenciar el rendimiento laboral y activar la producción de endorfinas, este último un neurotransmisor que potencia la felicidad.

Si sufres el síndrome de burnout, pide ayuda

Hablar con la persona que está al mando y que organiza las tareas diarias puede ser de gran ayuda a la hora de prevenir este síndrome.

Durante la charla, es recomendable expresarse con sinceridad relatando cuáles son las principales preocupaciones con el objetivo de encontrar soluciones y reducir los niveles de estrés y ansiedad.

Recurrir a terapias relajantes

Cada vez son más las personas que apuestan por prevenir el síndrome del trabajador quemado dedicando parte de su tiempo libre a realizar actividades que potencien la relajación y el bienestar.

Algunas de las más destacadas son el yoga, el taichí y la meditación, aunque hay quienes encuentran la máxima relajación bailando, practicando aeróbic o haciendo senderismo por el campo, por ejemplo.

Cambiar de trabajo como último recurso ante el síndrome del trabajador quemado

Algunas veces, esta patología solo se puede combatir cambiando de trabajo. Por suerte, en la actualidad son muchas las actividades formativas que permiten actualizar conocimientos sobre una materia determinada, reciclarse o aprender algo nuevo y encontrar un empleo más adaptado a la personalidad y las inquietudes del profesional.

Conclusiones

Saber cómo evitarlo es fundamental para sentirse a gusto en el trabajo y disfrutar de una buena salud.

Para lograrlo, resulta esencial desconectar después de la jornada laboral, llevar una vida sana, realizar actividades relajantes, pedir ayuda a los superiores, saber marcar límites, trabajar la asertividad y, en algunos casos, buscar un nuevo empleo que sea menos estresante y más motivador.