El restaurante Blue Spot de Gerard Piqué entra en concurso de acreedores

La Covid-19 ha puesto en riesgo la salud tanto de los seres humanos como de infinidad de negocios y las empresas de restauración han sido unas de las más afectadas. Lo demuestran casos como el del restaurante Blue Spot, de Gerard Piqué.

Y es que este local que abrió sus puertas en Barcelona en el año 2018 ha tenido que solicitar el concurso de acreedores.

Blue Spot, el sueño gastronómico de Gerard Piqué

El restaurante Blue Spot nació en el verano de 2018 gracias a Tomás Tarruella y Perico Cortés bajo el grupo En Compañía de Lobos, fundado en 2013 y propietario de un total de nueve restaurantes distribuidos entre las ciudades de Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca.

Para abrir Blue Spot, En Compañía de Lobos contó con la ayuda del empresario Joan Mas y el jugador de fútbol del FC Barcelona Gerard Piqué.

El restaurante Blue Spot se caracterizó desde un primer momento por sus imponentes vistas de 360 grados, que permitían apreciar toda la belleza de la Ciudad Condal y que se complementaban con una superficie de mil metros cuadrados, una capacidad para 300 comensales y el trabajo de grandes profesionales del sector de la gastronomía.

Pero las cualidades del restaurante no han sido suficientes para hacer frente a la pandemia de coronavirus y los propietarios del local no han tenido más remedio que solicitar el concurso de acreedores.

El concurso de acreedores del restaurante Blue Spot

El grupo En Compañía de Lobos, en el que invirtieron personalidades tan relevantes como el jugador del Barça Gerard Piqué, ha solicitado el concurso de acreedores para el restaurante con el fin de poder hacer frente a las pérdidas derivadas de la Covid-19.

Aunque en un primer momento el restaurante no obtuvo unos buenos resultados económicos, en su segundo año de vida comenzó a experimentar una mejora paulatina que se ha visto tremendamente afectada por la pandemia.

Ahora, el restaurante Blue Spot se encuentra en suspensión de pagos y deja en una situación de incertidumbre a su plantilla, compuesta por 30 trabajadores.

No obstante, no es la primera vez que Gerard Piqué realiza una inversión económica en un restaurante que acaba en crisis.

Y es que el futbolista ya se vio obligado a afrontar el cierre de YOURS, una hamburguesería que dejó de servir sus platos al público en 2018 y que estaba ubicada en el Eixample de la ciudad de Barcelona.

Más restaurantes en concurso de acreedores

El restaurante Blue Spot no ha sido el único que ha sufrido las graves consecuencias del coronavirus, ya que existen otros muchos locales que también se han visto obligados a solicitar el concurso de acreedores e, incluso, a cerrar de manera definitiva.

Encontramos un ejemplo de ello en el restaurante Oriza de Sevilla, un local de gastronomía típica andaluza que entró en concurso de acreedores voluntario durante el pasado mes de septiembre.

Tampoco podemos olvidar al mítico Bar Manolo, que se convirtió en uno de los bares más célebres de la capital hispalense pero que acabó cerrando sus puertas en noviembre después de 85 años de actividad por culpa de la pandemia.

Cabe señalar, asimismo, que el sector de la hostelería está siendo uno de los más afectados por el coronavirus y que los bares y restaurantes españoles prevén unas pérdidas de 1.131 millones de euros a causa de las restricciones, según ha revelado la asociación Hostelería Madrid.