Mycsa Mantenimiento y Conservación entra en concurso de acreedores

La crisis económica que ha acompañado a la pandemia de coronavirus ha provocado que la empresa murciana Mycsa Mantenimiento y Conservación, S.L. haya entrado en concurso de acreedores.

Así lo refleja el edicto del 21 de diciembre de 2020 publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde se declara el concurso voluntario abreviado de la compañía.

Mycsa, una empresa dedicada al mantenimiento de edificios

La entidad murciana Mycsa Mantenimiento y Conservación, S.L. nació hace más de 25 años para centrar su actividad en el mantenimiento integral de toda clase de edificios.

Entre sus servicios destacan el mantenimiento preventivo, el desarrollo de auditorías destinadas a mejorar la eficiencia energética, la revisión de averías durante los 365 días del año y la emisión de informes con la finalidad de ofrecer propuestas de ahorro en energía.

Cabe señalar, asimismo, que desde sus inicios la empresa murciana se ha preocupado por la calidad y el cuidado del medio ambiente y, por ello, sus servicios están certificados según las normas ISO 9001 e ISO 14001.

El concurso de acreedores de Mycsa

La Covid-19 ha provocado que infinidad de negocios se hayan visto obligados a cerrar sus puertas y que otros muchos se estén enfrentando a graves pérdidas económicas.

Las empresas dedicadas al mantenimiento integral de edificios no son una excepción y una de las últimas del sector en verse afectada por la crisis económica ha sido Mycsa, que acaba de entrar en concurso de acreedores voluntario abreviado por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Murcia.

Según refleja el edicto publicado en el BOE, se ha acordado que las facultades de administración y disposición sobre el patrimonio de la empresa queden intervenidas.

A partir de ahora, la administración concursal correrá a cargo de Miota & Asociados, S.L.P., una sociedad alicantina perteneciente al sector de las actividades jurídicas, la administración concursal y el asesoramiento económico.

Los acreedores disponen de un mes de plazo desde el día 22 de diciembre para comunicar a la administración concursal el importe de sus créditos.

La crisis del sector de la construcción

El concurso de acreedores de Mycsa ha tenido lugar debido, en gran parte, a la crisis que está viviendo el ámbito de la construcción a causa de la pandemia de coronavirus.

Y es que los sectores relacionados con la construcción sufrieron una parálisis a principios del mes de abril que derivó en importantes pérdidas económicas para un amplio abanico de empresas.

De hecho, las compañías estiman una reducción promedio de ingresos de un 7 % en 2020 debido al parón que se produjo durante la primavera, según ha revelado el Informe de Capgemini Invent sobre el impacto de la Covid-19 en el plano de la construcción y los servicios.

No obstante, no ha sido la única compañía del sector que ha solicitado la entrada en concurso de acreedores, ya que en España encontramos otros casos similares como, por ejemplo, el de Nexia Infraestructuras, una constructora gallega que entró en concurso de acreedores el pasado mes de noviembre.

A lo largo de este 2020, han sido muchas las entidades que se han topado con serias dificultades y que no han tenido más remedio que recurrir al concurso de acreedores para poder mantenerse a flote.