SsangYong Motor se declara en concurso de acreedores

El ámbito del automóvil ha sido uno de los más afectados por la pandemia de Covid-19 y la crisis del sector ha llevado a SsangYong Motor a declararse en concurso de acreedores.

La firma surcoreana ha solicitado el proceso al no ser capaz de asumir el pago de un préstamo que supera los 54 millones de dólares, según ha desvelado la propia compañía a través de un comunicado.

Un fabricante de automóviles nacido en Corea del Sur

La empresa, cuyo nombre completo es SsangYong Motor Company, es un conocido e importante fabricante de automóviles fundado en Corea del Sur en el año 1954.

En sus comienzos, la compañía se centró en la fabricación de camiones y coches de bomberos y, a principios de los años 80, se sumergió en el mercado de los utilitarios de lujo después de adquirir Keowha.

Sin embargo, en el año 1986 la firma surcoreana optó por especializarse en la fabricación de todoterrenos y automóviles para el día a día.

En la actualidad, el fabricante de automóviles indio Mahindra & Mahindra posee una participación de más de un 74 % en la compañía.

SsangYong Motor, en concurso de acreedores

La crisis sanitaria y económica provocada por la expansión del coronavirus ha afectado de manera muy negativa a multitud de sectores, y el automotriz ha sido uno de los más golpeados por la pandemia.

De hecho, se prevé que la Covid-19 destruya 100.000 empleos en la industria del automóvil a lo largo del próximo 2021, según datos de la Asociación Europea de Proveedores Automovilísticos (CLEPA).

La compañía surcoreana SsangYong Motor ya está sufriendo las consecuencias del coronavirus y el pasado lunes solicitó el concurso de acreedores tras no poder alcanzar un acuerdo con los bancos para ampliar los plazos de pago de sus préstamos antes del 14 de diciembre, que era la fecha límite.

La deuda de SsanYong Motor se suma a una caída en las ventas, que descendieron un 20 % entre enero y noviembre de 2020 con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior debido, sobre todo, a la pandemia de Covid-19.

Todo ello ha hecho imposible que la compañía automovilística haya podido hacer frente a sus pagos y ha provocado que, ahora, la empresa disponga de un plazo de tres meses para negociar su deuda con los acreedores o llegar a un acuerdo con compradores potenciales.

No es la primera vez que SsangYong Motor entra en concurso de acreedores

Aunque el coronavirus ha hecho estragos en el ámbito del automóvil, no es la primera vez que SsangYong Motor se declara en concurso de acreedores.

Y es que la firma ya pasó por un procedimiento similar en 2009, año en el que el fabricante chino SAIC Motor, que era propietario de MG y de lo que quedó de Rover, tomó la decisión de abandonar SsanYong pese a que en octubre de 2004 había adquirido una participación de un 48,9 % en la compañía surcoreana.

En aquel momento, el tribunal de Seúl aprobó un plan de reestructuración que le dio a SsangYong Motor la oportunidad de continuar operativa.

En estos momentos Mahindra & Mahindra, que posee tres cuartas partes de las participaciones de la compañía, se encuentra inmersa en la búsqueda de un comprador que adquiera la totalidad o, al menos, parte de su participación.