Microsoft Productivity Score, el software que puntúa la productividad

La necesidad de evitar el contacto físico para poder frenar la expansión del Covid-19 ha dado lugar a la creación de una amplia variedad de herramientas destinadas a mejorar el trabajo en remoto, y una de ellas ha sido Microsoft Productivity Score.

Este software, que está a disposición de las compañías que emplean Microsoft 365, nació con el objetivo de medir la productividad de los trabajadores.

¿Qué es Microsoft Productivity Score?

Productivity Score es una herramienta diseñada por la famosa tecnológica multinacional Microsoft que se centra en recopilar datos relacionados con la actividad de los trabajadores de una empresa.

Una vez que Microsoft Productivity Score dispone de esas referencias, se ocupa de asignar una puntuación de productividad a cada empleado, generar informes y enviar la información recolectada a los empresarios o directivos.

En concreto, el software estudia el uso que los trabajadores les dan a herramientas como Word, Excel, Outlook, PowerPoint, Teams o Skype y analiza, asimismo, a través de qué dispositivo han accedido a ellas, ya sea un teléfono móvil, un ordenador o una tablet.

No obstante, las funcionalidades de Productivity Score de Microsoft no acaban aquí, ya que el programa también es capaz de saber si los empleados consultan el correo electrónico, tienen el micrófono encendido durante las reuniones virtuales o envían mensajes a sus compañeros, por ejemplo.

¿Cómo beneficia a los directivos de las empresas?

El software forma ya parte del día de día de multitud de directivos debido a que, además de analizar el grado de productividad de los trabajadores, crea gráficos que cuantifican su labor en un total de cinco áreas, como son:

  1. Comunicación: muestra la manera en la que la plantilla comparte información a través del chat y el correo electrónico, principalmente.
  2. Contenido: si la compañía sube información a la nube, Microsoft Productivity Score permite saber cuántos empleados han leído los documentos.
  3. Dispositivos: como hemos comentado con anterioridad, Productivity Score también diseña gráficos que muestran cuántas personas y desde qué clase de dispositivos han accedido a las herramientas de Microsoft.
  4. Reuniones: los directivos que utilizan el nuevo software de Microsoft también tienen la oportunidad de descubrir cuántas horas dedican los trabajadores a sus reuniones.
  5. Espacios de trabajo compartidos: por último, los directivos de las compañías también pueden emplear Productivity Score para saber de qué manera se están utilizando espacios de trabajo compartidos como, por ejemplo, los buzones de correo para grupos o la plataforma de colaboración empresarial SharePoint, entre otras herramientas.

Microsoft Productivity Score y sus problemas con la privacidad

A pesar de que esta herramienta fue puesta en marcha con la misión de medir la productividad de los trabajadores de un modo sencillo, ágil y eficiente, se trata de una herramienta que ha recibido infinidad de críticas.

Y es que son muchas las personas que consideran que utilizar un software de este tipo supone una intromisión en la privacidad de los empleados de las compañías.

Ante esta situación, el equipo de Productivity Score anunció, a principios de este mes de diciembre, la realización de algunas modificaciones destinadas a preservar la intimidad de los trabajadores.

A partir de ahora, el software prescindirá de los nombres de los empleados cuando proceda a recoger datos con la finalidad de mantenerlos en el anonimato y no entrometerse en su privacidad.

Además, la puntuación por productividad se concederá a la organización en general, y no a cada empleado por separado.

Aunque son muchos los profesionales reacios a emplear Microsoft Productivity Score pese a los nuevos cambios, también hay multitud de directivos que han visto en el software a la herramienta perfecta para mejorar la productividad de su negocio.