El método Ivy Lee. Productividad en el trabajo

El método Ivy Lee. Productividad en el trabajo

La organización y la planificación juegan un papel esencial en la vida de cualquier empresario o emprendedor y, por ello, son muchos los que recurren a sistemas como el método Ivy Lee.

A pesar de que se trata de una estrategia que cuenta con más de cien años de antigüedad, el método Ivy Lee continúa muy presente en la vida de multitud de personas que le dan un gran valor a la productividad en el trabajo.

El consultor que mejoró la productividad en el trabajo

Para conocer el origen de esta metodología tenemos que remontarnos al año 1918, cuando Charles M. Schwab, presidente de la empresa productora de acero Bethlehem Steel Corporation, decidió contratar a un consultor llamado Lee que le ayudara a mejorar la eficiencia de su compañía.

Aunque se desconoce lo que ocurrió exactamente entre las paredes de la empresa, todo apunta a que Schwab le propuso a Lee que instaurara su método de productividad entre los empleados y que solo le pagaría por el servicio si podía comprobar que era verdaderamente efectivo.

Lee tan solo necesitó pasar quince minutos con cada empleado para explicar su método y comenzar a obtener unos sorprendentes y excelentes resultados.

Tres meses después, el presidente de Bethlehem Steel Corporation estaba tan contento con el sistema que entregó a Lee un cheque por valor de 25.000 dólares, una cifra que en la actualidad equivaldría a unos 400.000 dólares.

¿En qué consiste el método Ivy Lee?

Si te preguntas qué es el método Ivy Lee, te interesará saber que se puede definir como un sistema destinado a incrementar la productividad en el trabajo escribiendo, todas las noches y por orden de importancia, las seis tareas más relevantes que se deberán realizar al día siguiente.

Las personas que se animan a incluir el método Ivy Lee en su día a día deben seguir un total de cinco pasos:

  1. Una vez terminada la jornada laboral, hay que escribir en un papel, una agenda o un calendario virtual las seis tareas más importantes que se tendrán que llevar a cabo al día siguiente.
  2. Es muy importante no escribir más de seis labores y otorgarle a cada una la relevancia que se merece.
  3. Al día siguiente, el objetivo del empresario, emprendedor o empleado deberá centrarse en realizar la primera tarea con la máxima concentración y finalizarla por completo antes de pasar a la siguiente.
  4. Lo mismo ocurre con el segundo, el tercero y el resto de quehaceres de la lista.
  5. Si, por algún motivo, al final de la jornada han quedado tareas inacabadas, estas deberás trasladarse a la lista de labores para el día siguiente.

¿Cuáles son los beneficios del método Ivy Lee?

Entre las ventajas del método Ivy Lee destaca su capacidad para aumentar la productividad en el trabajo, ya que el profesional se despierta sabiendo cuáles son las tareas que va a realizar a lo largo del día y no tiene que dedicar tiempo a organizar la agenda.

Además, ayuda a terminar todos los quehaceres que se comienzan al tratarse de un sistema que implica dedicar la máxima concentración a una labor concreta y darla por finalizada antes de poder pasar a la siguiente.

Otro de los beneficios del método radica en su sencillez debido a que lo único que tienen que hacer las personas que apuestan por este sistema es escribir las seis tareas que deberán realizar al día siguiente por orden de importancia e ir llevándolas a cabo hasta haberlas terminado.

Cabe señalar, asimismo, que esta metodología de trabajo también evita que surjan preguntas como “¿qué tengo que hacer hoy?” o “¿por dónde empiezo?”. Además, deja a un lado el multitasking, que puede reducir el rendimiento de los trabajadores e incrementar sus niveles de estrés al obligarles a realizar varias tareas al mismo tiempo.

Conclusiones

El método Ivy Lee es un sistema creado con la finalidad de aumentar la productividad en el trabajo recurriendo a una metodología sencilla que consiste en escribir las seis tareas a realizar al día siguiente por orden de importancia y en zanjar cada una de ellas antes de pasar a la siguiente.

Aunque nació hace más de un siglo, todavía son muchas las empresas y profesionales que utilizan esta metodología cuando se proponen mejorar la organización, la gestión y la productividad.

Deja un comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *