El hipódromo de Dos Hermanas cierra sus puertas

El pasado viernes Apuesta Deportiva Hípica Iberia (ADHI), que tiene la concesión municipal para explotar el hipódromo de Dos Hermanas desde enero de 2015, solicitó el concurso de acreedores.

Consecuentemente, el hipódromo de Dos Hermanas, ubicado en la ciudad de Sevilla y también conocido como el Gran Hipódromo de Andalucía, ha entrado en quiebra y ha cerrado sus puertas de manera indefinida.

Aunque a lo largo de los últimos meses el hipódromo ha estado inmerso en negociaciones con PMU e Ignacio Rivera, dos posibles inversores, finalmente no se ha podido alcanzar ningún acuerdo, lo que ha provocado el cierre indefinido.

La historia del Hipódromo de Dos Hermanas

La Junta de Andalucía fue la encargada de poner en marcha el hipódromo de Dos Hermanas o Gran Hipódromo de Andalucía, que vio la luz en el año 1998.

El centro se convirtió, así, en una alternativa de ocio para los habitantes de la región que combinaba deporte con instalaciones recreativas y que le confirió un protagonismo especial al mundo de los caballos en la ciudad sevillana de Dos Hermanas.

El Gran Hipódromo de Andalucía logró integrarse en un enclave paisajístico de más de un millón de metros cuadrados reforestados y tuvo un coste de más de 30 millones de euros para la Junta de Andalucía.

En la actualidad, este centro, al que también conocemos con el nombre de Gran Hipódromo de Andalucía Javier Piñas Hafner, es el de mayor extensión del territorio español al ocupar más de 150 hectáreas.

Las personas que asistían al hipódromo podían disfrutar de las carreras de caballos y, al mismo tiempo, de zonas para dar largos paseos, de áreas de juegos para los más pequeños de la casa e, incluso, de un servicio de guardería.

La crisis del Gran Hipódromo de Andalucía empezó en 2019

La pandemia de Covid-19 ha tenido consecuencias nefastas en el sector del ocio y la restauración y ha afectado a infinidad de negocios, incluidos los centrados en la hípica, como es el caso del hipódromo de Dos Hermanas.

Sin embargo, el proyecto ya atravesaba serias dificultades antes de la llegada del coronavirus debido a que el fallecimiento en agosto de Roberto Cocheteux, socio inversor y accionista del hipódromo desde 2018, derivó en la aparición de tensiones entre el accionariado del hipódromo.

A partir de ese momento, fueron las hijas de Cocheteux quienes tomaron el control del hipódromo y se sumergieron en la búsqueda de un socio inversor, lo que las llevó a verse inmersas en varias negociaciones que, finalmente, no llegaron a buen puerto.

Puertas cerradas y trabajadores en ERTE

En estos momentos, las puertas del hipódromo permanecen cerradas por tiempo indefinido y muchos de sus empleados están en Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) desde la primavera, aunque parte de la plantilla ha optado por ir a trabajar a otros hipódromos.

A todo ello se une que, durante esta temporada de invierno, ha sido imposible realizar carreras de caballos debido no solo al Covid-19, sino también a la situación financiera del hipódromo, que figura en el forfeit-list del Jockey Club, nombre que hace referencia a un listado de morosos que impide que el centro pueda organizar carreras de caballos.

Es por ello que los eventos hípicos que deberían haber tenido lugar en el hipódromo de Dos Hermanas se han distribuido por otros hipódromos del territorio español.

Ahora, el Gran Hipódromo de Andalucía confía en la mediación del ayuntamiento de la localidad, que está trabajando para encontrar una salida a la situación actual y poder reabrir las puertas del centro a lo largo de los próximos meses.