Técnica Pomodoro: ¿qué es y cómo funciona?

Son muchos los empresarios y emprendedores que, en su búsqueda por optimizar el tiempo y mejorar su productividad, recurren a métodos como la Técnica Pomodoro.

Gracias a ella, es posible organizar mejor el día a día y gestionar con una mayor eficiencia tanto el estudio como la jornada laboral.

¿Qué es el método Pomodoro?

La Técnica Pomodoro se puede definir como un método de gestión que se centra en organizar el tiempo que dedicamos a cada una de las labores que debemos desempeñar en nuestro día a día.

Para alcanzar su objetivo, el método Pomodoro se centra en escoger una única tarea y destinar un total de 25 minutos a ella dedicándole la máxima concentración.

Una vez finalizado ese periodo de tiempo o unidad de trabajo, que se denomina pomodoro, es importante disfrutar de un pequeño descanso que permita despejar la mente e incrementar la productividad.

Podemos afirmar, por tanto, que el método Pomodoro propone estructurar el tiempo dedicado a la realización de tareas en periodos breves pero de alta intensidad combinados con descansos que mejoran el rendimiento y la agilidad mental.

¿Cuál es el origen de la Técnica Pomodoro?

El inventor de esta técnica fue Francesco Cirillo, que dio vida a este sistema en la década de 1980 con la finalidad de optimizar el tiempo y mejorar la productividad.

El método debe su nombre al pomodoro, que significa tomate en italiano y que hace referencia al temporizador de cocina tradicional que tiene la forma de esta fruta y que Cirillo empleó para definir su técnica.

Para el inventor de este sistema, usar un reloj como los que se emplean en la cocina resulta esencial debido a que, en su opinión, el simple hecho de iniciar el temporizador compromete a los usuarios a empezar y finalizar la tarea que tienen entre manos.

¿Cuáles son las ventajas y desventajas del método Pomodoro?

Como cualquier otra técnica destinada a incrementar los niveles de productividad y la concentración, el método Pomodoro cuenta con ventajas y desventajas que enumeraremos a lo largo de las próximas líneas.

Ventajas

Entre los beneficios de la Técnica Pomodoro podemos destacar los siguientes:

  • Permite centrar toda la atención en una única tarea durante un total de 25 minutos, lo que evita tener que realizar diferentes labores al mismo tiempo.
  • Mejora la concentración y la capacidad de atención.
  • Aumenta la productividad porque combina la dedicación completa a una labor determinada durante 25 minutos con pequeños descansos que son perfectos para mantener la mente activa y despierta.
  • Ayuda a organizar mejor el tiempo y a realizar las tareas propias del día a día por orden de prioridad.
  • Está indicada tanto para los estudiantes como para los trabajadores de multitud de sectores.

Desventajas

A pesar de que el método Pomodoro cuenta con una amplia variedad de cualidades, no hay que olvidar que este método también presenta algunas desventajas:

  • Posee una estructura bastante estricta que hace difícil poder aplicar el método cuando se deben desempeñar trabajos que implican más de 25 minutos de duración y no se pueden dividir en pequeñas tareas.
  • No permite recibir llamadas ni correos electrónicos durante la consecución de los quehaceres, ya que estos requieren de una gran concentración.
  • Se trata de un método apto para el trabajo individual, pero no suele ser compatible con las tareas en grupo.
  • La Técnica Pomodoro no está indicada para quienes desempeñan trabajos donde la imaginación es la protagonista, ya que los pomodoros de 25 minutos pueden interrumpir el pensamiento creativo.

¿Cómo se aplica la Técnica Pomodoro?

Ahora que sabes qué es la Técnica Pomodoro y cuáles son sus principales ventajas y desventajas, es probable que te estés preguntando cómo se aplica el método.

Si te has propuesto ponerlo en práctica, será fundamental que sigas los pasos que describimos a continuación:

  1. Asegúrate de que tu teléfono móvil está en silencio, no tienes acceso al correo electrónico y nadie te va a interrumpir mientras llevas a cabo tus tareas.
  2. Realiza una lista que contenga todas las labores que deberás realizar a lo largo del día y establece la prioridad que tendrá cada una de ellas.
  3. Elige el primer trabajo que vas a desempeñar.
  4. Configura el reloj o temporizador para que tenga una duración de 25 minutos.
  5. Dedica toda tu atención y concentración a la tarea seleccionada hasta que suene el reloj indicando que ya han transcurrido los 25 minutos.
  6. Una vez que el pomodoro haya tocado a su fin, verifica que has completado la tarea usando una libreta o aplicación web y tómate un descanso de cinco minutos.
  7. Pasado ese tiempo, vuelve a programar el temporizador para seguir los mismos pasos y recuerda que será fundamental que te tomes un descanso más largo (de unos 20 o 30 minutos) una vez que hayas completado un total de cuatro pomodoros.

Aunque Francesco Cirillo aconsejó emplear un reloj de cocina clásico para marcar los pomodoros o unidades de trabajo, no olvides que en la actualidad son muchas las aplicaciones móviles y herramientas web que permiten marcar los tiempos del método Pomodoro de manera digital.