La Fundación Víctor Ullate, en concurso de acreedores

El sector del baile y el espectáculo también está sufriendo las consecuencias de la pandemia de coronavirus y la Fundación Víctor Ullate, creada en el año 2000, acaba de anunciar su entrada en concurso de acreedores.

Así quedó reflejado en el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 17 de noviembre de 2020, donde aparece publicada la declaración del concurso de acreedores de la Fundación Víctor Ullate por parte del Juzgado de lo Mercantil número 5 de Madrid.

La historia de la Fundación Víctor Ullate

La Fundación para la Danza Víctor Ullate, más conocida como Fundación Víctor Ullate, nació en el año 2000 en la Comunidad de Madrid y se trata de una organización sin ánimo de lucro puesta en marcha con la misión de promocionar el ballet clásico, la danza y la cultura.

Tras su creación encontramos a Víctor Ullate, un bailarín, coreógrafo y director de espectáculos de danza nacido en la ciudad española de Zaragoza en el año 1947.

En 2002, la Fundación Víctor Ullate comenzó a ofrecer becas a niños y niñas de diferentes centros de acogida de Madrid para que pudieran conocer y aprender los secretos del baile en su escuela de danza.

A lo largo de sus veinte años de vida, la Fundación ha recibido financiación de personas anónimas y de instituciones como la Obra Social CajaMadrid, la Fundación La Caixa, el Instituto del Menor y la Familia o El Corte Inglés.

La crisis de la Fundación Víctor Ullate

Los problemas de la Fundación Víctor Ullate ya eran una realidad en 2019, cuando el propio fundador de la organización expresó en una entrevista concedida a la agencia de noticias Europa Press que necesitaba apoyo institucional para poder seguir formando a bailarines.

Además, a principios de este mes de noviembre la organización puso en marcha un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) con la finalidad de despedir a toda la plantilla y proceder a la extinción de la Fundación.

No obstante, no es la primera vez que Ullate intenta desprenderse de sus empleados, ya que el pasado 2 de octubre decidió comunicar a los trabajadores la finalización de sus contratos debido a la falta de viabilidad económica de la Fundación.

Sin embargo, parece ser que el comunicado se hizo de forma verbal y que el despido se quiso llevar a cabo sin ningún tipo de indemnización, lo que llevó a varios empleados de la Fundación Víctor Ullate a presentar una demanda judicial que provocó que la organización dejara el ERE en suspenso.

Ahora, la Fundación ha vuelto a poner en marcha el Expediente de Regulación de Empleo siguiendo los pasos que estipula la ley y que obligan a comunicar la intención de iniciar el ERE a todos los empleados.

Asimismo, la ley también obliga a proporcionarles quince días de plazo para que tengan tiempo de designar a las personas que les representarán en la negociación de los despidos.

Una organización en concurso de acreedores

Al nuevo ERE presentado por la Fundación Víctor Ullate se une la declaración del concurso voluntario de acreedores que permitirá que el deudor conserve sus facultades de administración y disposición del patrimonio, aunque sometidas a la intervención de la Administración Concursal.

De este modo, los acreedores dispondrán de un plazo de un mes para comunicar sus créditos desde la publicación del edicto en el Boletín Oficial del Estado. La Fundación Víctor Ullate es otro ejemplo de las consecuencias del coronavirus en el tejido empresarial y en el sector del espectáculo, que se ha visto muy afectado por la pandemia.

¿Necesitas asesoramiento en tu empresa? ¿Estás en situación delicada? Echa un vistazo al siguiente vídeo y ponte en contacto conmigo.