Edinburgh Woolen Mill Stores, en concurso de acreedores

El concurso de acreedores no solo está afectando a multitud de empresas españolas, sino también a un amplio número de compañías británicas entre las que se encuentran Edinburgh Woolen Mill Stores.

La entidad ya dejó de manifiesto a principios del mes de octubre que su situación era complicada y acabó entrando en concurso de acreedores el día 5 de noviembre.

¿Qué es Edinburgh Woolen Mill Stores?

Edinburgh Woolen Mill Stores es un minorista centrado en la venta de prendas de ropa y artículos para el hogar que dispone de más de 300 tiendas repartidas por Reino Unido.

La compañía, con sede en la ciudad inglesa de Carlisle, es propiedad del empresario británico Philip Day, aunque fue fundada en los años 40 por Drew Stevenson como una empresa destinada a teñir hilo de lana por encargo.

En 1970 el hijo mayor de Drew Stevenson abrió la primera tienda minorista en Edimburgo y, a lo largo de sus más de siete décadas de historia, Edinburgh Woolen Mill Stores ha comprado tiendas como Ponden Mills (mobiliario), Peacocks (prendas de ropa) o Austin Reed (minorista de moda).

No obstante, no fue hasta 2017 cuando la compañía británica decidió abrir unos grandes almacenes para proporcionar a los compradores acceso a todas sus marcas.

La crisis de Edinburgh Woolen Mill Stores

La pandemia de coronavirus ha traído consigo el cierre de un amplio abanico de tiendas y negocios y ha puesto en riesgo la situación financiera de entidades como la que hoy hablamos.

A la crisis sanitaria se unió una carta enviada a Philip Day por la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de Bangladesh en el mes de mayo. El documento recogía una advertencia que aseguraba que se incluiría a Edinburgh Woolen Mill Stores en una lista negra por no haber pagado a los proveedores de Bangladesh ni haber atendido sus llamadas. No obstante, la compañía asegura que esas acusaciones son falsas.

Así lo explicó Steve Simpson, director ejecutivo de la empresa, al señalar que la situación ha sido muy difícil para todos los minoristas a lo largo de los últimos meses y que las cosas han empeorado durante las últimas semanas al haber tenido que lidiar con falsos rumores sobre sus pagos y operaciones.

A pesar de que Edinburgh Woolen Mill Stores ha desmentido las acusaciones de impagos, la carta enviada por la Asociación de Fabricantes y Exportadores de Ropa de Bangladesh y la Covid-19 han provocado que la empresa haya entrado en concurso de acreedores después de cerrar 56 tiendas y despedir a 750 trabajadores.

A la espera de un comprador

En estos momentos, la entidad está a la espera de encontrar un comprador, aunque por ahora continúa distribuyendo sus artículos a través de su tienda on-line y de los comercios físicos que continúan abiertos.

A día de hoy, Edinburgh Woolen Mill Stores da empleo a más de 20.000 personas y, aunque logró cerrar el último ejercicio con una facturación que superó los 362 millones de euros, se ha visto obligada a entrar en concurso de acreedores debido a la crisis sanitaria y económica que está afectando a las compañías del mundo entero.

Otras empresas de moda afectadas por la Covid-19

La Covid-19 ha hecho mella en multitud de sectores, aunque si nos centramos en el ámbito de la moda vemos que esta empresa no ha sido la única afectada por la pandemia.

Destaca también la situación de Burberry, una firma de moda de lujo que está pasando por una dura crisis económica y que sufrió una caída en las ventas de un 45 % durante los meses de abril y mayo en comparación con el mismo periodo del año 2019.

Siguiendo en el terreno de la moda, vemos que otra de las empresas que está sufriendo las consecuencias del coronavirus es Paule Ka, una marca de moda femenina nacida en Francia que también ha entrado en concurso de acreedores.

Cabe señalar, asimismo, que las empresas de moda españolas tampoco se encuentran en una situación fácil. Lo demuestran firmas como Teria Yabar, que solicitó el concurso de acreedores voluntario el pasado mes de septiembre.

Aunque la hostelería y la restauración están siendo las más afectadas por la pandemia, no hay que olvidar que el sector de la moda también está atravesando una dura crisis en la mayoría de los países del mundo.

Si tu negocio atraviesa una situación parecida, ¡Ponte en contacto conmigo!