La crisis de la banca española podría destruir 15.000 empleos en 2021

La pandemia de coronavirus y las fusiones que han tenido lugar en el sector bancario a lo largo de los últimos meses han derivado en una crisis de la banca española que podría acabar con 15.000 puestos de trabajo en 2021.

De hecho, los grandes cinco bancos españoles, donde encontramos a BBVA, Santander, Bankia, CaixaBank y Sabadell, ya han recortado más de 1.700 empleos en lo que va de año, según datos proporcionados por las propias entidades financieras.

La crisis de la banca española ha provocado el cierre de más de 700 oficinas

Los bancos españoles no pasan por su mejor momento y a los despidos en banca hay que sumar el cierre de un total de 769 oficinas, de las cuales 400 cerraron sus puertas entre los meses de enero y junio de este año.

Las entidades bancarias más afectadas por los despidos y el cierre de sucursales han sido BBVA, Santander y CaixaBank, aunque son pocos los bancos españoles que permanecen inmunes a la crisis económica que atraviesa el país.

En la actualidad, son muchos los banqueros y expertos del ámbito de la economía que aseguran que los tipos de interés negativos estarán presentes hasta el año 2031.

Este dato, unido a la digitalización y la pandemia de coronavirus, puede provocar que los bancos españoles destruyan más de 15.000 empleos a lo largo del próximo año.

A todo ello hay que añadir que, según las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco de España, la recuperación económica no se producirá, al menos, hasta el próximo 2023.

El Banco Sabadell recortará 1.800 puestos de trabajo

Aunque son muchas las entidades que se están viendo afectadas por la crisis de la banca española, cabe destacar el caso del Banco Sabadell.

Y es que la entidad anunció a los sindicatos hace unos pocos días que recortará 1.800 puestos de trabajo, lo que supone un 11 % del total de su plantilla.

Para llevar a cabo el proceso, el Banco Sabadell tiene previsto ofrecer a los trabajadores de mayor edad el acceso a la prejubilación y combinarlo con bajas voluntarias incentivadas para que las salidas de los empleados sean lo menos traumáticas posible.

La reducción de ingresos y el avance de los procesos de digitalización han llevado al Banco Sabadell a adelgazar sus estructuras. Además, la entidad ha asegurado que está abierta a buscar fusiones con otros bancos, siempre y cuando aporten valor para el accionista.

Ibercaja y Banco Santander negocian un ERE

El Banco Sabadell no es el único que se ha visto obligado a reducir su plantilla para poder hacer frente a la crisis económica.

Destaca también la situación de Ibercaja, una entidad que acaba de comunicar a los representantes de los sindicatos su planteamiento para la negociación de un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que supondría la salida de 790 empleados y el cierre de 220 oficinas.

Tal como ha explicado Teresa Fernández, responsable del área de Personas de Ibercaja, el ERE obedece a razones organizativas, económicas y de producción.

El Banco Santander tampoco se encuentra en una situación privilegiada, ya que la entidad presidida por Ana Patricia Botín también ha presentado a los sindicatos un plan de ajuste de empleo.

Se estima que la situación afectará a unos 3.000 trabajadores, aunque el Banco Santander todavía no ha proporcionado cifras concretas respecto a la salida de empleados.

Lo que sí ha confirmado es que su plan de ajuste de empleo afectará a España, Portugal, Reino Unido y Polonia y que el ERE que va a llevar a cabo responde a causas económicas derivadas de la pandemia de coronavirus y de la digitalización del sector bancario.

La fusión entre CaixaBank y Bankia también podría derivar en recortes

La fusión entre CaixaBank y Bankia prevista para el año que viene también podría traer consigo importantes cambios en las plantillas de trabajadores.

En este sentido, José Sevilla, consejero delegado de Bankia, dejó de manifiesto hace solo unos días que a finales del próximo mes de marzo se sentarán con los sindicatos para negociar ajustes tanto en la plantilla como en la red de oficinas.

No obstante, aún tendremos que esperar unos meses para saber cómo afecta la fusión entre las dos entidades a quienes trabajan en CaixaBank o Bankia, aunque algunos analistas aseguran que la unión podría afectar a entre 5.000 y 10.000 empleados. A pesar de que la crisis de la banca española se ha acentuado a lo largo de este 2020 debido, sobre todo, a la pandemia de Covid-19, no hay que olvidar que más de 135.000 trabajadores de la banca han perdido su empleo desde que diera comienzo la crisis financiera de 2008, por lo que podemos afirmar que ya hace más de una década que los bancos españoles pasan por una complicada situación financiera.