Miasa solicita el concurso de acreedores voluntario

La empresa pamplonesa Miasa (Mecanizados Industria Auxiliar, S.A.), perteneciente al sector de la automoción, ha solicitado el concurso de acreedores voluntario ante el Juzgado de lo Mercantil de Pamplona.

La solicitud se llevó a cabo el día 1 de octubre con la finalidad de acometer una reestructuración de la deuda y del negocio y poder mantener la actividad de la compañía.

¿Qué hace Miasa (Mecanizados Industria Auxiliar)?

Miasa o Mecanizados Industria Auxiliar es una sociedad anónima puesta en marcha en febrero de 1968 en la ciudad de Pamplona y ubicada en el polígono industrial Landaben.

Su función se centra en fabricar horquillas, cajas de cambio, piezas, accesorios y otros componentes para vehículos de motor.

A pesar de que cuenta con más de 50 años de historia, la crisis económica que ha traído consigo la pandemia de coronavirus ha provocado que Miasa haya pedido el concurso de acreedores voluntario.

Aunque la solicitud se tramitó el pasado 1 de octubre, el comité no tuvo constancia de ello hasta una semana después, cuando la dirección reunió a la parte social con el objetivo de aportar información sobre el concurso de acreedores.

Tal como ha asegurado la dirección de la empresa pamplonesa Miasa, la decisión de solicitar el concurso se ha tomado “por responsabilidad para preservar el valor de la compañía y para situarla en un escenario que le posibilite la reestructuración y que garantice la viabilidad a largo plazo».

Gracias al concurso voluntario de acreedores, a partir de ahora Mecanizados Industria Auxiliar tendrá la capacidad gestionar una reestructuración profunda de la empresa que le dote de viabilidad.

No obstante, para llevar a cabo el proceso de reestructuración Miasa hará recortes en su plantilla y probablemente afecte negativamente a las condiciones laborales de sus trabajadores.

Un ERTE y una reducción de los salarios

En la actualidad, Mecanizados Industria Auxiliar dispone de alrededor de cien empleados, aunque a día de hoy no todos ellos se encuentran operativos.

Y es que Miasa presentó un expediente de regulación de empleo de suspensión temporal por fuerza mayor cuando se declaró el Estado de Alarma en España y, un tiempo después, aplicó un ERTE que concluirá el día 16 de octubre.

Cabe señalar, asimismo, que antes de solicitar el concurso de acreedores voluntario, Miasa ya había dejado de manifiesto su intención de despedir a 30 trabajadores y había aplicado una reducción en los sueldos de un 35 %.

A esas cifras se suma el despido de 23 empleados de taller que tuvo lugar en el año 2018 y que derivó en una indemnización de 25 días por año con un máximo de 13 mensualidades.

La plantilla de Miasa convoca una huelga indefinida

Antes de que se conociera la solicitud del concurso de acreedores voluntario de Miasa, los sindicatos ya habían registrado una huelga indefinida que comenzó el lunes 12 de octubre a las 22.00 horas debido a los recortes en los sueldos y a los 30 despidos previstos por Mecanizados Industria Auxiliar.

La huelga fue convocada para acordar un nuevo pacto colectivo y conseguir que, mientras tanto, continúe vigente el pacto 2015 – 2017, que se ha ido prorrogando hasta septiembre de este año.

Asimismo, la plantilla de Miasa exige que se mantengan los puestos actuales y que la empresa desestime la idea de despedir a 30 empleados.

Según ha explicado el comité en un comunicado, “la plantilla de Miasa Pamplona se ha visto obligada a convocar una huelga indefinida hasta que esta situación se revierta”.

Los empleados de Mecanizados Industria Auxiliar también han asegurado que llevan varios meses intentando que la compañía esté en disposición de acordar un nuevo pacto de empresa y han denunciado la nula disposición de la sociedad para sentarse a negociar.

La pandemia de Covid-19 ha provocado que al concurso de acreedores voluntario de Miasa haya que sumar una huelga indefinida convocada por su plantilla con el fin de evitar los despidos y acordar un nuevo pacto colectivo.


Se encuentra tu empresa en una situación difícil. Si eres empresario o administrador de una empresa con problemas financieros ponte en contacto conmigo. Te ofrezco un asesoramiento inicial sin coste ni compromiso alguno.