Imaginarium en preconcurso de acreedores

La empresa juguetera Imaginarium ha decidido a presentar el preconcurso de acreedores para mantener la compañía a flote y evitar el concurso.

La compañía padece una fuerte crisis de tesorería desde hace varios años que se ha agravado de manera considerable desde el inicio de la pandemia de Covid-19.

Ahora, Imaginarium dispone de plazo hasta enero de 2021 para establecer un plan de saneamiento, negociar con los acreedores y llegar a un acuerdo con todos ellos para refinanciar su deuda.

¿Qué es Imaginarium?

Imaginarium es una empresa española que nació en la ciudad de Zaragoza en el año 1992 y que, con el tiempo, logró abrir alrededor de 300 tiendas de juguetes en 35 países del mundo.

Desde su creación, el principal objetivo de Imaginarium se ha centrado en ofrecer juguetes que potenciaran la diversión y el talento natural de los niños y les ayudaran a desarrollar todo su potencial.

Famosa por sus tiendas con dos puertas de entrada, una para niños y otra para adultos, la juguetera Imaginarium fue expandiéndose para aterrizar en otros mercados y también puso en marcha un modelo de franquicia.

Desde 1992, Imaginarium ha visto pasar por sus establecimientos a un sinfín de padres e hijos que se adentraban en las jugueterías con el objetivo de encontrar productos que ofrecieran diversión, felicidad y desarrollo del talento.

Sin embargo, ya hace unos años que la juguetera española pasa por dificultades económicas que han empeorado a lo largo de los últimos meses debido, en buena parte, a la expansión del coronavirus.

Un ERE, un desahucio y un preconcurso de acreedores

A mediados del mes de agosto, Imaginarium cerró una negociación de despido colectivo que se ejecutó en septiembre a través de un ERE de extinción que afectó a un total de 105 empleados de todo el territorio español.

Según los testimonios de varios trabajadores, la empresa declaró en la carta de despido dirigida a sus empleados la imposibilidad de hacerse cargo ni de las indemnizaciones ni de los finiquitos debido a la crisis económica que está atravesando.

Además, la compañía tuvo que abandonar su sede ubicada en el polígono Plaza de Aragón a causa de un desahucio por impago del alquiler que también está afectando a varias de sus tiendas de juguetes.

Finalmente, el pasado 27 de agosto la entidad puso la decisión de acogerse al preconcurso de acreedores en conocimiento del Juzgado de lo Mercantil número 2 de Zaragoza, que efectuó la comunicación de insolvencia el día 3 de septiembre.

El objetivo del preconcurso de acreedores de Imaginarium se centra en disponer de un mayor plazo para alcanzar un acuerdo y asegurar la continuidad de la empresa juguetera.

Ahora, la compañía tiene de plazo hasta el mes de enero para poner en marcha un plan de saneamiento si no quiere acabar presentando un concurso de acreedores voluntario que complicase más aún la situación.

Estrategia: Marca y eCommerce

Para salir de esta crisis en la que se encuentra, el equipo de la juguetera Imaginarium tiene previsto establecer un plan de viabilidad que se centre, sobre todo, en el comercio electrónico y el valor de la marca.

Cabe señalar, asimismo, que Federico Carrillo Zurcher, CEO de Imaginarium, ha dejado de manifiesto en una nota remitida al mercado alternativo bursátil MAB que “la decisión ha sido adoptada para salvaguardar la continuidad de la sociedad y los intereses de los accionistas, trabajadores, proveedores y clientes, máxime tras el impacto de la actual situación de pandemia en el cash-flow«.

Si finalmente el periodo de preconcurso de acreedores de Imaginarium no logra poner en marcha el plan de viabilidad y llegar a un acuerdo con sus acreedores, no tendrá más remedio que solicitar el concurso.


¿Conoces la figura del preconcurso? Si eres empresario y quieres asesoramiento, llámame.