8 técnicas de copywriting efectivas

Conocer y aplicar técnicas de copywriting efectivas resulta de vital importancia para los profesionales que se dedican a escribir contenido para blogs, páginas web, ebooks o redes sociales.

Y es que poner en práctica este tipo de tácticas se puede traducir en un mayor número de probabilidades de conseguir que ese contenido sea leído y compartido por los usuarios.

¿Qué es el copywriting?

El copywriting es el nombre que se emplea para hacer referencia a la actividad llevada a cabo por el copywriter o copy, o lo que es lo mismo, por el redactor publicitario que escribe contenido destinado a captar la atención y el interés de los lectores.

Para conseguir su propósito, el copy apela a la psicología humana y utiliza diferentes recursos que le dan la oportunidad de provocar una reacción concreta en el usuario, ya sea realizar una compra, hacer clic en un enlace o leer el post de un blog, por ejemplo.

Consejos para un copywriting efectivo

En la actualidad, existen distintas técnicas de copywriting que pueden marcar la diferencia entre un texto irrelevante y un contenido que atraiga a los usuarios y los convierta en leads o clientes. A continuación, desvelamos algunas de ellas:

Conocer al lector

Antes de comenzar a escribir contenido para un blog, web, red social o cualquier otro soporte, es primordial conocer al lector, es decir, saber a quién nos dirigimos.

Solo así será posible redactar contenido adaptado a sus gustos, su estilo de vida, sus preferencias y sus necesidades.

El título perfecto

El titular es la carta de presentación de cualquier artículo o post y, por eso, resulta esencial dedicar tiempo a su elaboración y redactarlo haciendo uso de diferentes técnicas de copywriting efectivas entre las que podemos destacar las siguientes:

  • El titular debe ser claro, directo, breve y conciso. No hay que olvidar que los internautas disponen de poco tiempo para leer y que lo más probable es que dejen a un lado los títulos demasiado largos.
  • Resumir, en unas pocas palabras, qué es exactamente lo que el lector va a encontrar al leer el contenido y no prometer información que realmente no aparece en el escrito.
  • Incluir, siempre que sea posible, vocablos que llamen la atención de los lectores. Algunos de los más efectivos son “gratis”, “tú”, “ahora” y “nuevo”.

Copywriting de tú a tú

A la hora de poner en práctica técnicas de copywriting efectivas, conseguir que el lector se involucre y se sienta especial es fundamental para redactar textos exitosos que alcancen el objetivo propuesto.

Para lograrlo, existe una táctica muy sencilla que suele funcionar muy bien y que consiste en dirigirse al lector de forma directa hablándole de tú a tú (o usted) y estableciendo una especie de charla similar a la que podrían tener dos buenos amigos.

Este sistema que a priori puede parecer muy simple tiene el poder de fortalecer la relación entre la marca y el usuario y de conseguir que este último preste una mayor atención a la información que se le presenta.

La importancia de la brevedad

Hoy en día, internet pone a disposición de los seres humanos cantidades ingentes de información, lo que obliga al copy a recurrir a estrategias y técnicas que le ayuden a diferenciarse de sus principales competidores.

Es aquí donde entran en juego elementos como la claridad y la brevedad, ya que se trata de dos aspectos muy valorados por los usuarios que buscan empaparse de información a través de textos compuestos por frases cortas que ofrezcan una lectura ágil, rápida y sencilla.

Prescindir de los adverbios

Una de las primeras lecciones que aprenden los periodistas cuando acuden a la facultad es que, a la hora de redactar, deben prescindir de los adverbios (vocablos acabados en -mente) siempre que sea posible.

Esto se debe a que su uso puede derivar en la aparición de cacofonías, un efecto sonoro que tiene lugar cuando hay sonidos parecidos muy cerca unos de los otros; y porque, además, puede denotar falta de recursos al tratarse de palabras de fácil creación.

La llamada a la acción

El objetivo final del copy es recurrir a técnicas de copywriting efectivas que le permitan alcanzar sus metas.

Y, para ello, nada mejor que apostar por las llamadas a la acción, esto es, por emplear frases que animen al lector a realizar una actividad concreta, como puede ser hacer clic en un enlace o compartir una publicación de Facebook, por ejemplo.

No abusar de los adjetivos

Los profesionales del copywriting pueden incluir adjetivos en sus textos, aunque abusar de ellos puede provocar rechazo en el lector debido a que este busca textos que aporten valor y sean claros y concisos.

Un truco para saber si es apropiado incluir un adjetivo concreto en una frase determinada consiste en plantearse si está aportando algo al usuario. De no ser así, lo mejor es prescindir de él.

Fórmulas que suelen funcionar

En el mundo del copywriting existen fórmulas que pueden resultar muy útiles a la hora de redactar contenido que convierta y capte la atención de los lectores.

Una de ellas se centra en emplear la palabra “cómo” (cómo hacer tortilla de patata paso a paso, cómo conseguir más seguidores en Twitter…). Este sencillo vocablo tiende a suscitar curiosidad en el lector y a animarle a adentrarse en el contenido que se le ofrece.

Las listas también están muy presentes en el sector de las técnicas de copywriting efectivas porque aportan información de valor de una forma clara, breve y directa: 7 maneras de promocionar un negocio, 10 técnicas SEO que mejoran el posicionamiento, 8 claves para publicar el post perfecto, Gestión de crisis: 7 mandamientos básicos, etc.

Cabe señalar, asimismo, que hacer alusión a pensamientos y sentimientos positivos también acostumbra a funcionar muy bien en el universo del copywriting. En este sentido, emplear frases que comiencen con un “¿Te gustaría…?” puede ser muy útil para lograr que el usuario lea el contenido.

Si te interesa conocer y poner en práctica algunas técnicas de copywriting efectivas, recuerda la importancia de escribir el titular idóneo, apostar por la brevedad, dirigirte de forma directa al lector, recurrir a fórmulas que funcionen, evitar los adverbios, no abusar de los adjetivos e incluir una llamada a la acción.