¿Qué es el marketing relacional?

¿Tienes un negocio o te estás planteando poner en marcha tu propio proyecto? De ser así, será fundamental que comiences a adentrarte en el sector de la mercadotecnia y que sepas, entre otras muchas cosas, qué es el marketing relacional.

Y es que trata de un tipo de acción que, en lugar de centrarse en el producto y la compra del mismo, pone el foco en el cliente.

¿Qué es el marketing relacional?

El marketing relacional, conocido también como marketing de relaciones, hace referencia a las tácticas que se emplean para establecer una relación de largo plazo con el cliente que lo fidelice y le anime a realizar compras con frecuencia.

Para alcanzar su objetivo, el marketing relacional deja a un lado el producto o servicio para centrarse en el consumidor con el fin de conocerle mejor, resolver todas sus dudas, mejorar su experiencia de compra y fomentar su lealtad a la marca.

¿Cuál es su origen?

Para conocer los orígenes del marketing o mercadotecnia relacional no es necesario realizar un largo viaje atrás en el tiempo, ya que este término empezó a sonar con fuerza en la década de los 80.

Fue en 1983 cuando Theodore Levitt, economista americano y profesor de la escuela de negocios Harvard Business School, utilizó el término marketing relacional para englobar una serie de tácticas que, en vez de limitarse solo a vender, debían perseguir la máxima satisfacción del cliente.

En la actualidad, mejorar la relación con los consumidores, incrementar sus niveles de satisfacción y crear un vínculo entre la marca y el usuario siguen siendo los principales objetivos del marketing relacional.

¿Qué ventajas ofrece el marketing relacional?

A día de hoy, el marketing relacional forma parte de las estrategias de infinidad de empresas de todo tipo debido a su amplia variedad de beneficios, entre los que podemos destacar los siguientes:

Una comunicación personalizada

Cuidar, mimar y valorar a cada uno de los clientes es uno de los principales pilares del marketing relacional.

Para alcanzar este objetivo, se establece una comunicación personalizada con los usuarios que permita conocer a fondo las necesidades de cada consumidor y, al mismo tiempo, crear una excelente imagen de marca.

Clientes recurrentes

Conseguir clientes no es un proceso sencillo y, por eso, las empresas tienden a hacer todo lo posible por fidelizar a quienes realizan compras en su negocio.

Uno de los beneficios del marketing relacional reside, precisamente, en su capacidad para convertir a los usuarios en clientes fieles y recurrentes creando relaciones estrechas y teniendo en cuenta lo que los consumidores buscan y necesitan en todo momento.

Embajadores de marca

Cuando un cliente está satisfecho con una empresa se convierte, aunque muchas veces no lo sepa, en un embajador de marca, es decir, en una persona que tiende a recomendar los productos y servicios de la compañía tanto en charlas con amigos y familiares como a través de las redes sociales.

Mejorar día tras día

El marketing de relaciones se caracteriza por acompañar al cliente en todo momento: desde que descubre la marca hasta que realiza una compra y recibe el producto.

Hoy en día, los correos electrónicos y las encuestas de satisfacción permiten averiguar si el consumidor está satisfecho con el proceso de venta y detectar posibles fallos que se deberían corregir, así como nuevas necesidades que todavía no han sido cubiertas por la empresa.

Algunas estrategias del marketing de relaciones

Las tácticas de marketing relacional son cada vez más amplias y variadas, aunque entre las más comunes encontramos:

  • Un correo electrónico tras haber realizado la venta: consiste en enviar un email al cliente dos o tres días después de que este haya hecho la compra con el fin de agradecerle la confianza, poner a su disposición diferentes canales de comunicación y hacer que se sienta importante, querido y valorado.
  • Una felicitación de cumpleaños: si se conoce la fecha de nacimiento del cliente, enviarle una felicitación de cumpleaños por correo electrónico también ayudará a fidelizarle y a mejorar la imagen de marca, sobre todo si va acompañada de un descuento especial para las próximas compras.
  • Feedback en las redes sociales: son muchos los usuarios que hablan de sus compras en las redes sociales. En estos casos, comentar y / o recomendar sus publicaciones también creará una visión muy positiva de la marca tanto en el propio cliente como entre sus contactos.
  • Enviar contenido de valor: esta acción consiste en aprovechar el email marketing para sorprender al cliente con contenido personalizado acorde a sus necesidades y su personalidad. Es lo que se llama también Marketing de contenidos. Si, por ejemplo, el usuario adquirió una crema hidratante facial en su última compra, mandarle un artículo sobre alimentos que ayudan a nutrir la piel desde el interior podría ser una buena opción para ayudarle a potenciar aún más la belleza de su rostro.

El sector del marketing digital avanza a pasos de gigante y el marketing de relaciones está hoy más vivo que nunca al tratarse de una estrategia ideal para crear una comunicación bidireccional con el cliente y conseguir que se sienta único y especial.


En Dipcom Corporate te asesoramos

¿Eres empresario y tu negocio está sufriendo la crisis del coronavirus? ¿Cómo está afectando a la tesorería de tu empresa? ¿Tienes «pulmón financiero» suficiente para afrontar el proceso? Si estás en situación complicada, llámame y te oriento sin compromiso.

Dipcom Corporate, expertos en reestructuración empresarial