Teletrabajo y coronavirus. Cuando trabajar en casa ya no es un privilegio, sino una necesidad

Hoy trataré de analizar en este artículo la repercusión que está teniendo la crisis del coronavirus en el teletrabajo.

La cultura del trabajo presencial tan arraigada históricamente en nuestra sociedad ha visto siempre con “malos ojos” el Teletrabajo. El modelo de trabajo en remoto había sido hasta hace poco tiempo “privilegio” de algunos autónomos y trabajadores freelance.

Sin embargo, para los trabajadores por cuenta ajena esta opción laboral no ha sido muy habitual. Son pocas las empresas españolas que han puesto en marcha iniciativas serias que fomenten el trabajo a distancia entre su plantilla. Algunas que el año pasado destacaron por ofrecer ya un número importante de ofertas de trabajo a distancia fueron entre otras: IBM, Repsol, Aon, Iberdrola, Microsoft, Google y Amazon. Sin embargo, a pesar de ser estas grandes empresas las pioneras en este modelo de trabajo, el peso de sus teletrabajadores dentro de su estructura de RR.HH. sigue siendo muy reducido.

Teletrabajo. El coronavirus provoca el mayor experimento global de trabajo a distancia mundial

Hace unas pocas horas, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha informado en rueda de prensa que mañana domingo se aprobará un decreto en el que se obliga a todos los trabajadores “no esenciales” a permanecer en sus casas durante las próximas dos semanas. Esto significa en la práctica dos opciones: No trabajar o trabajar a distancia cada uno desde su hogar. Ahora el teletrabajo ya no es un privilegio, es una necesidad.

La pandemia del COVID-19 ha supuesto un cambio brusco. Hasta ahora, las empresas que ofrecían puestos de teletrabajo lo hacían para dar flexibilidad laboral y conciliación familiar a sus trabajadores. Sin embargo, lo que hasta ahora era un privilegio se convierte en ley de obligado cumplimiento en las próximas dos semanas en nuestro país. Y no solo en España. En mayor o menor grado, la mayoría de los estados que han sufrido o están empezando a sufrir duramente la pandemia están restringiendo o limitando el acceso a sus puestos de trabajo.

El COVID-19 ha transformado el teletrabajo de privilegio a necesidad sanitaria, y va a poner en jaque las estructuras de RR.HH. de muchas PYMES en todo el mundo. Esto supone un experimento global que va a servir para poner a prueba la capacidad del sector empresarial y la flexibilidad de sus plantillas a desarrollar su trabajo a distancia.

Trabajo a distancia. Los problemas y las dudas que plantea el teletrabajo

Uno de los primeros problemas que todas las compañías tratan de resolver en esta crisis es cómo mantenerse operativas sin que sus trabajadores tengan que desplazarse físicamente a la empresa. Muchas han encontrado respuesta en la tecnología y el mundo virtual. Amazón, Google o Facebook han empezado a utilizar de VPNs en sus oficinas para que su plantilla pudiese desarrollar trabajo a distancia sin que tengan que desplazarse físicamente. Pero no todas las grandes empresas ni la mayoría de las Pymes van a estar preparadas para este cambio de modelo laboral. Las principales preguntas que va a responder este experimento global de teletrabajo van a ser:

  • ¿Están preparadas tecnológicamente las compañías para tener a parte de su plantilla desarrollando su trabajo a distancia?
  • ¿Seremos capaces en España de resolver los nuevos conflictos legales y profesionales que plantea el trabajo a distancia?
  • ¿Sabemos como controlar y valorar a los teletrabajadores? En este sentido, ¿Tenemos desarrolladas las metodologías adecuadas para hacer una valoración del desempeño de los trabajadores a distancia?

Independientemente de si estamos o no estamos preparados, lo que si es cierto es que el coronavirus está poniendo a prueba este modelo de relación laboral. Esperemos que al menos esta crisis sirva para cambiar más rápidamente la cultura empresarial. El modelo actual se basa en el presentismo y en controlar al trabajador desde que ficha por la mañana al entrar hasta que sale por la tarde. El modelo de teletrabajo, sin embargo, apuesta por un trabajo que se valora exclusivamente por el éxito en la consecución de objetivos y proyectos.

—-

Si quieres saber más de mi o de mi trabajo, ponte en contacto conmigo a través del formulario de este blog