Actualidad del negocio del Timeshare. ¿El declive de la “multipropiedad”?

Timeshare es el anglicismo por el que actualmente conocemos al famoso negocio de la multipropiedad en España. Este sistema nació en Alemania en la década de los años sesenta y logró triunfar a lo largo de todo el mundo por su reducido coste y por la elasticidad que ofrece el servicio. Sin embargo, el término de multipropiedad no es correcto. Hoy en día es más acertado usar el nombre Timeshare para definirlo, puesto que los usuarios de los diferentes inmuebles en ningún momento son propietarios del mismo. La propiedad normalmente es de una empresa gestora.

En este sentido, la propia ley 42/1998, de 15 de diciembre prohíbe expresamente el uso del término multipropiedad o cualquier otro que contenga la palabra propiedad. Este se prohibió porque inducía al error del consumidor.

Pero ¿Qué es el Timeshare?

El Timeshare es un modelo de negocio que tiene como objeto la venta del derecho de uso de uno o varios bienes inmuebles. La venta del derecho de uso se hace por semanas y a fechas bien determinadas. Normalmente este producto está enfocado a personas que quieren comprar el derecho de disfrute de una vivienda durante sus vacaciones. De esta manera, mientras dure el contrato, podremos disponer siempre de una casa a un coste razonablemente bajo. Básicamente es una alternativa al alquiler o la compra de una vivienda.

Como ya hemos mencionado antes, la legislación que regula el Timeshare es la ley 42/1998, de 15 de diciembre, sobre derechos de aprovechamiento por turno de bienes inmuebles de uso turístico y normas tributarias. Esta ley trató de poner fin a la mala reputación que este servicio se había ganado tras los abusos de algunas comercializadoras de contratos de multipropiedad.

Time Sharing en España

El negocio del Time Sharing en España tuvo su auge en las décadas de los años 80 y 90. En estas dos décadas nuestro país llegó a posicionarse como segundo en el mundo con mayor número de contratos de Time Sharing. Para los turistas, tanto extranjeros como nativos, el modelo de propiedad Timeshare les permitía tener una casa en su lugar de vacaciones sin tener que pagar el precio de una segunda vivienda. Además, el ahorro era muy significativo. Tanto el mantenimiento como la luz, agua y demás suministros se reducían al mínimo al compartirse entre todos los usuarios.

Sin embargo, el declive vino a partir de la segunda parte de la década de los años 90, cuando los abusos de las comercializadoras (que ya hemos comentado antes) llevaron al descrédito del sector. Como consecuencia, hubo que cambiar la legislación vigente hasta entonces en el sector del Time Sharing en España para proteger más al consumidor.

En los últimos años, el sector está tratando de transformarse y adaptarse a los nuevos conceptos de propiedad pero todavía no se ha acabado de recuperar del todo. Por ejemplo, en las últimas semanas, una de las mayores empresas del sector, Silverpoint Vacations, se ha declarado en concurso de acreedores. El concurso además se ha visto envuelto en presuntas irregularidades y condenas judiciales por la mala comercialización de sus productos de Time Sharing en España.

Ventajas e inconvenientes del Time Sharing

Si vas a adquirir un producto de este tipo tienes que conocer muy bien cuales son sus ventajas e inconvenientes. Te ayudará a saber si encaja con tu perfil o si por el contrario te vas a arrepentir en pocos meses de haberlo adquirido. A continuación, enumeraré los pros y contras.

Ventajas

  • El coste es su mayor ventaja. A la larga sale mucho más barato que un alquiler vacacional o que invertir en una segunda vivienda.
  • El mantenimiento no corre de nuestra cuenta. Los suministros, reparaciones y servicios los gestionará la empresa propietaria del inmueble. Nosotros no tenemos que hacer nada.
  • Buenas ubicaciones de las propiedades de Timeshare. Normalmente la ubicación de este tipo de viviendas se encuentra en urbanizaciones vacacionales que disponen de multitud de servicios, piscina, tiendas, restaurantes, supermercados, etc.
  • Optimización de recursos. Al venderse el uso de la propiedad por semanas, se optimiza la utilización y el disfrute del bien. Las gestoras tratarán de vender el máximo número de semanas al año para que siempre se encuentre ocupada la vivienda.

Inconvenientes

  • Poca flexibilidad. Veranear siempre en el mismo sitio y en la misma época del año puede resultar aburrido y monótono. Puede llegar a cansarnos.
  • Las cuotas de mantenimiento suelen ser importantes. La comodidad de despreocuparnos del mantenimiento de la vivienda tiene un coste; y este puede ser elevado.
  • Los contratos suelen firmarse a muy largo plazo (15, 25, 50 años). Si queremos finalizarlos antes podemos tener dificultades. La única opción es la venta de la participación, aunque hay mucha oferta y no suele ser sencillo.