Traviajar, la fusión del viaje de negocios y el de placer

Hasta hace no mucho tiempo era común que cuando íbamos a viajar se nos soliera preguntar si se trataba de un viaje de negocios o de placer. De hecho, algunas webs de reservas de hoteles y vuelos aún continúan haciendo esa diferenciación. Sin embargo, los límites entre ambas fórmulas están cada vez más difusos. Para señalarlo ha surgido un término concreto: Traviajar.

Para saber qué es traviajar tendremos que sumar las palabras trabajo + viajar. Porque ahora el hecho de que se esté trabajando o haciendo un viaje de negocios no significa que no se pueda hacer también turismo o disfrutar.

El trabajo en remoto o teletrabajo, la tendencia creciente de los freelance, el BYOD (Bring Your Own Device) o el auge de las profesiones digitales han ocasionado que los viajes de trabajo y los viajes de placer quizás no están tan diferenciados o a veces incluso sean lo mismo.

Qué es Traviajar: viaje de negocios y placer en un mismo término

Traviajar es un concepto que puede aunar diferentes y variadas situaciones. Es ese viaje al que te ha mandado tu empresa, pero del que puedes sacar unas horas para visitar cosas y tomarte fotos.

Traviajar es un desplazamiento por temas laborales pero que ‘empalmas’ con unos días de vacaciones en dicho destino aprovechando que ya estás allí. También es ese periplo que te decides a hacer como freelance o empleado en remoto, ya que tu profesión te da el privilegio de trabajar desde cualquier lugar (siempre que tengas conexión a Internet).

Sin embargo, igualmente se puede hablar de traviajar en aquellas vacaciones que habías reservado con tu familia o pareja en las que al final te toca contestar a emails o hacer algunas llamadas.

Propio de los millennials

Algunos explican que la frontera entre viaje de negocios y placer se han difuminado por los cambios de hábitos propios de los millennials.

Esta generación parece mucho más propensa a los desplazamientos que las anteriores. Un estudio publicado por Expedia en 2013 señalaba que los usuarios menores a 30 años solían hacer 4,7 viajes de negocio y 4,2 viajes de placer de media al año. Por su parte, los miembros de la generación X realizaban 3,6 viajes de negocios y 2,9 viajes de placer como promedio anual.

El mismo estudio también recogía que los millennials tienen más probabilidades de mezclar negocios con placer al extender un viaje de trabajo a vacaciones. Solo el 51% de los usuarios entre 31 y 45 años ha hecho esto último, pero para la generación Y es una práctica bastante más común. El 62% de los millennials ha aprovechado la oportunidad.

Los anglosajones también saben qué es traviajar. Al igual que nosotros utilizan el término ‘bleasure’, que supone la suma de pleasure (placer) y business (negocios).

Mentorización, consultoría y financiación

¿Eres emprendedor? ¿Has montado una startup relacionada con el mundo de los viajes? Si estás buscando financiación, en Dipcom Corporate podemos echarte una mano para lograr los fondos que necesitas.

En los últimos años nos hemos labrado una relación muy estrecha con los inversores y nos hemos convertido en una especie de puente entre los emprendedores y el sector del capital riesgo. Además, de manera particular también me dedico a mentorizar a startups que me parecen disruptivas y con potencial. Ponte en contacto conmigo usando el siguiente formulario si estás interesado en alguno de estos dos aspectos o en ambos.