Manterol dice adiós al concurso de acreedores dos años después

Buenas noticias para la empresa valenciana Manterol. Sale del concurso de acreedores con éxito. La mítica firma de mantas y ropa de cama radicada en Ontinyent ha comunicado que ha logrado que la mayor parte de sus acreedores firmen una propuesta de convenio.

Fue el pasado mes de julio cuando el Juzgado número 3 de Valencia dio su beneplácito al acuerdo y se prescindió del administrador concursal que se venía encargando del proceso. Así, en la práctica, Manterol y concurso de acreedores ya no serán términos que vayan ligados entre sí.

La compañía ha mostrado su intención es conservar los puestos de trabajo actuales y dar continuidad tanto a su negocio como a la marca, como parte de su estrategia. Así, la empresa levantina espera poder mantener también sus puntos de venta.

Manterol: Concurso de acreedores que acaba tras 2 años

Con esta noticia se pone fin a 21 meses de procedimiento. Manterol entró en concurso de acreedores a finales de noviembre de 2017.

El juzgado Mercantil número 3 de Valencia autorizó en un auto fechado el 16 de noviembre de dicho año el inicio del procedimiento. Además de Manterol, se autorizaba el concurso para las sociedades Manterol Casa y Duvedecor. Como administrador concursal se designó a Ignacio Pedrosa Sánchez.

La firma de mantas entró en esta situación con un pasivo exigible de 19 millones de euros. Las tres sociedades concursadas contaban con números ojos, aunque la que tenía mayor deuda era Manterol, con 6,6 millones de déficit.

La posible entrada de Manterol al concurso de acreedores llevaba rondando meses, e incluso años. La compañía había tramitado cuatro expedientes de regulación de empleo desde 2008 con el fin de aligerar su plantilla y ahorrar costes. El último se dio en diciembre de 2016. Antes del concurso había recortado 134 puestos de empleo y se había quedado en 60 trabajadores.

El concurso que no pudo con una firma histórica

Manterol tiene más de sesenta años de vida. La firma se fundó allá por 1948 cuando Enrique Terol Penades se hizo con su primer telar. Hasta 1964 no contaron con el primer logotipo e imagen de la marca que conocemos actualmente. Allá por 1971 adquirieron 35.000 m2 de terrenos para construir su nueva fábrica. En los ochenta empezó la promoción en televisión, con anuncios que ya son historia de la publicidad.

Otros hitos de la marca son su apertura de su oficina en China en 2006 para iniciar su estrategia de offshoring, la inauguración en 2007 de su primera tienda y flagship store Manterol Casa y el lanzamiento en 2010 de su propio ecommerce.

Un concurso de acreedores no tiene por qué ser el final del camino. Es cierto que hay un 95% de empresas que no salen bien paradas de este tipo de procedimientos y acaban cerrando, pero hay casos, como el que acabamos de tratar, que evidencian que sobrevivir a un concurso es posible.

Para que el desenlace sea feliz, es recomendable contar con el apoyo de profesionales acostumbrados a lidiar con sociedades en crisis. En Dipcom Corporate tenemos una dilatada experiencia en reflotar empresas en situación de insolvencia. En los últimos 12 años hemos puesto en práctica un método que permite multiplicar por 20 el porcentaje de éxito en procesos concursales y preconcursales. Si te interesa, escríbeme con este formulario y te contaré detenidamente.

Dipcom Corporate, expertos en reestructuración empresarial

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores