My Health Record, la iniciativa de Australia por la salud conectada

La eHealth o salud digital tiene múltiples ventajas tanto para los pacientes, como para los facultativos. Con estas herramientas los primeros pueden realizar consultas referentes a enfermedades o dolencias y tener sus expedientes médicos subidos a la nube, mientras los segundos tienen la oportunidad de llevar a cabo un seguimiento constante de síntomas, evolución de enfermedades crónicas, etc. Estos expedientes de salud personales es lo que en el mundo médico anglosajón se denomina el Patient Health Record.

My Health Record Australia

Con el fin de potenciar y concienciar sobre la utilidad de estas soluciones el Departamento de Salud de la Administración australiana lanzó en 2016 My Health Record, una plataforma que alberga diversos datos médicos para que los usuarios puedan tener acceso a ella desde cualquier momento y cualquier lugar. Antes de esa denominación, se conoció al servicio como Personally Controlled Electronic Health Record (PCEHR).

Con esta herramienta, los médicos de familia, hospitales, servicios de urgencia, etc, del país pueden consultar toda la información importante que necesitan de inmediato. Entre esa información se incluyen: alergias, medicinas que se están tomando, afecciones médicas que se han diagnosticado, resultado de pruebas patológicas como análisis de sangre, radiografías y otros. Así, los médicos pueden recibir una ayuda muy valiosa para prescribir el tratamiento adecuado.

Patient Health Record. El control de los usuarios por encima de todo

El Gobierno de Australia no quiere que sus ciudadanos se sientan como conejillos de Indias al usar My Health Record. Por ello les ofrece control total en la plataforma. Pueden decidir si comparten su información de salud con los proveedores de atención médica que participan en su atención, administrar su registro de salud agregando su propia información o elegir su configuración de privacidad y seguridad deseada. También pueden saber qué proveedor entra en su registro. Si quieres tienen la posibilidad de modificar datos como su seguro, números de contacto o teléfonos de emergencia, etc.

Un aspecto destacado del Patient Health Record como página web es la variedad de idiomas en los que está disponible, incluyendo árabe, chino, tailandés, persa, hindú, croata, serbio, turco o español. La web también es accesible para personas auditivas y cuenta con un botón específico que permite la lectura en alto de aquellas frases o fragmentos de texto que se marquen.

Nueve de cada diez australianos la han usado

My Health Record ha logrado ser una iniciativa muy exitosa y con bastante apoyo por parte de los ciudadanos de Australia. La tasa de participación nacional ha alcanzado el 90,1%, es decir, nueve de cada diez habitantes del país la ha seguido o sigue. Entre julio de 2018 y enero de 2019 los australianos tuvieron la oportunidad de decidir si querían la herramienta o no. Aquellos que no deseaban continuar con el programa, pudieron darse de baja sin problemas, con la garantía de que sus datos médicos serían eliminados.

Además, hay más de 15.900 organizaciones de salud conectadas y hasta la fecha se han registrado 49 millones de prescripciones médicas y se han subido a la plataforma más de 20 millones de documentos clínicos. 220.000 de esos documentos fueron colgados por los propios pacientes.

¿Has fundado una startup relacionada con el campo de la ehealth o salud digital? ¿Necesitas fondos para llevarla al siguiente nivel?. En Dipcom Corporate contamos con una relación bastante estrecha con el mundo del capital riesgo y podemos ayudarte a que cierres la ronda de financiación que requieres para escalar tu proyecto. Puedes escribirme usando el siguiente formulario para resolver todas las dudas que te surjan. Además, si te encuentras buscando un mentor también cubro esa faceta. Me interesan especialmente aquellas startups con ideas disruptivas. ¿Es la tuya una?