El fabricante ruso de smartphones Yotaphone entra en bancarrota

Pese a que los teléfonos inteligentes se hayan convertido en un elemento indispensable de nuestras vidas, la competencia en este mercado es feroz y no todos los fabricantes consiguen hacerse un hueco entre los consumidores. Algunos acaban quedándose sin liquidez y acaban en bancarrota por las bajas ventas u otros problemas.

En el blog ya te he hablado del caso de Wolder, compañía cántabra cuya matriz, Wolder Brico, concluyó su concurso de acreedores por insuficiencia de masa activa, según determinó el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Santander. Además de teléfonos inteligentes Wolder fabricaba otros dispositivos, llegando a ser durante varios años líder del mercado de los tablets en España.

Otro fracaso sectorial. Yotaphone quiebra

Sin embargo, Wolder no es la única. En los últimos días se ha dado a conocer que la compañía fabricante de los Yotaphone, (YotaDevices o Yota a secas) se ha declarado en quiebra, figura equivalente al concurso de acreedores en nuestro país. Aunque Yotaphone es una compañía de origen ruso sus actividades estaban registradas en las Islas Caimán. En el boletín oficial del archipiélago, la Cayman Islands Gazette, se informa sobre el inicio del procedimiento de bancarrota.

Según el documento, Yotaphone entró en bancarrota a mediados de marzo por orden del Gran Tribunal del país, aunque la noticia no ha trascendido a los medios hasta esta semana. Como administrador concursal (aquí lo llaman ‘liquidador’) se ha designado a David Griffin, de la firma FTI Consulting.

Los desencadenantes: bajas ventas y un contrato incumplido

Yota se habría visto abocada a la quiebra a causa de un conflicto con uno de sus proveedores. La compañía de Singapur Hi-P Electronics que produjo los dos paneles traseros de sus dos primeros modelos, Yotaphone 1 y Yotaphone 2, demandó a la empresa rusa en 2015 por incumplimiento de contrato. Según alegaban, el fabricante había hecho un encargo de pantallas cuya entrega no habían aceptado y tampoco habían pagado.

A raíz de esto, la compañía asiática demandó a Yota por 126 millones de euros. Esta petición llegó a ser anulada, ya que ambas empresas alcanzaron un acuerdo para zanjar el tema que implicaba un desembolso de 17 millones de dólares por parte del fabricante ruso. No obstante, parece que este pago tampoco llegó a completarse del todo, por lo que Hi-P Electronics llevó a cabo una nueva demanda por 1 millón de dólares.

Las bajas ventas de los teléfonos de la marca también habrían conducido al concurso de acreedores. Se trataba de una propuesta muy arriesgada para la época (los primeros se lanzaron en 2013) que no caló en el público. Según algunos medios especializados, entre sus dos primeros modelos no vendieron más de 75.000 unidades.

Los Yotaphone se han caracterizado por ser uno de los primeros teléfonos con doble pantalla. En su parte frontal tienen una pantalla como la de cualquier smartphone de hoy en día, mientras la del dorsal es de tinta electrónica, similar a la que suelen incluir los ereaders o lectores de libros electrónicos.

¿Estás en una situación similar?

¿Se encuentra tu compañía en situación de insolvencia? ¿Estás planteándote entrar en concurso de acreedores? Si quieres que el proceso termine favorablemente para tu negocio puedes recurrir a Dipcom Corporate. En nuestro despacho nos hemos especializado en el reflotamiento de negocios y durante los últimos 12 años hemos testeado un método que permite multiplicar por 20 el porcentaje de éxito en un concurso de acreedores. Si tienes alguna duda o quieres que te aporte más información, puedes escribirme utilizando este formulario de contacto.

Dipcom Corporate, expertos en reestructuración empresarial

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores