Concluye el concurso de acreedores de Wolder Brico

El que fuera líder en España en la venta de tablets durante varios años consecutivos, la empresa cántabra Wolder, ha tenido un triste final. Su filial, Wolder Brico SL, ha concluido su concurso de acreedores por insuficiencia de masa activa, según ha declarado el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Santander.

El Boletín Oficial del Estado publicó el edicto el pasado 15 de marzo, acordando el archivo de las actuaciones y el cese de las limitaciones de las facultades de administración y disposición del deudor. También se ha aprobado la rendición de cuentas del administrador concursal, Pedro Prendes Carril. De esta forma, concluye un procedimiento que se ha prolongado durante un año y medio.

Un proceso concursal que ha durado un año y medio

Wolder Brico se había declarado en concurso de acreedores en septiembre de 2017. En la misma fecha también había entrado en concurso la otra empresa del Grupo Wolder, General Wolder SA.

Unos meses antes, en julio de 2017, la compañía dirigida por Ricardo Garrudo firmó un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en el que se acordaron los despidos de 55 de sus 150 empleados. En mayo de dicho año Wolder Brico había comunicado a los representantes de los trabajadores que pretendía cesar su actividad de desarrollo de productos de electrónica de consumo.

Según algunos medios, en este intervalo la empresa habría estado buscando diferentes opciones para refinanciar su deuda en lugar de hacer una ampliación de capital. Sin embargo, las negociaciones con Bankia y otros bancos no fructificaron, ya que las entidades creían que el proyecto no era viable.

Con todos estos antecedentes no se le auguraba una buena conclusión al procedimiento concursal. De hecho, Wolder había anunciado que iniciaba el período de liquidación a finales de enero de 2018 tras no conseguir salir del concurso de acreedores.

Los planes truncados de Wolder

Wolder se había gastado casi 1 millón de euros en construir su sede de Barros, la cual se había inaugurado en 2012 y contaba con 3.000 metros cuadrados de superficie. Para 2017 el fabricante cántabro había planeado expandirse a Sudamérica, aterrizando en países como México o Brasil.

Sin embargo, las malas cuentas del ejercicio económico 2016 -pese a haber facturado 40 millones de euros- lastraron a la empresa española e impidieron que estos planes se llevaran a cabo. El descenso de ventas propició la caída de la compañía.

En su día Wolder había puesto a la venta 400.000 tablets y obtenido crecimientos del 200% en el mercado de smartphones. El acierto de la firma fue tener una estrategia que más adelante adoptarían otros fabricantes chinos como Xiaomi: vender dispositivos a un coste muy inferior al que lo hacían Samsung o Huawei.

Wolder se fundó en abril de 2001 por iniciativa de Ricardo Garrudo y cuenta con sede en Barros. La primera marca del grupo, General Wolder, esta posicionada dentro del sector del automóvil. De ahí el grupo se expandió a los DVDs portátiles. Más adelante surgió Global Wolder Group en la que se abrieron divisiones de electrónica de consumo y teléfonos móviles. Además, la compañía se estableció como consultora de negocios con China. El gran salto de la empresa cántabra fue iniciar la producción de ebooks, desde donde se pasó a producir tablets y smartphones.

En Dipcom Corporate podemos ayudarte

¿Está tu compañía en situación de insolvencia? ¿Estás barajando entrar en concurso de acreedores? Si quieres que el proceso termine favorablemente para tu negocio -y no como ha ocurrido con el caso de Wolder- puedes contar con Dipcom Corporate. En Dipcom Corporate somos especialistas en el reflotamiento de negocios y hemos testeado durante los últimos 12 años un método que permite multiplicar por 20 el porcentaje de éxito en un concurso de acreedores. Si quieres saber más escríbeme utilizando este formulario.

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores

Dipcom Coporate, expertos en reestructuración empresarial