¿Para qué quiero un abogado en mi startup?

Si acabas de fundar una empresa emergente o estás a punto de hacerlo, es muy probable que te haya asaltado esta cuestión: ¿Debería contratar a un abogado para mi startup? En muchas ocasiones no es necesario tener a esta figura en la plantilla, pero sí que puede ser muy útil recurrir a ella de vez en cuanto o a través del outsourcing.

Para qué necesito un abogado de startups

En este post me gustaría explicarte punto por punto por qué puede venirle bien un abogado a tu startup:

  1. Al iniciar una startup una de las cosas que siempre se recomienda es hacer un pacto de socios para que todos los fundadores acuerden y dejen por escrito sus valores, objetivos, filosofía, etc. Es posible encontrar modelos ya escritos que se pueden modificar y adaptar, pero lo mejor es disponer de un intermediario, alguien que domine los términos jurídicos y administrativos y medie entre las partes.
  2. En muchas ocasiones por el desconocimiento -o simplemente por querer ir deprisa- las startups no tienen en cuenta algunos asuntos fundamentales que pueden acabar derivando en importantes multas o sanciones económicas. Hablamos de aspectos como los derechos de autor, la RGPD, la propiedad industrial, etc. Contar con un asesoramiento en estos campos es fundamental y ahorra sustos y problemas posteriores.
  3. Una empresa emergente comienza con dos o tres fundadores, pero está preparada para crecer. Cuando eso ocurra querrás tener necesitarás a un abogado en tu startup para que te asesore al realizar contrataciones de personal, redactar los contratos, revisar cláusulas, etc.
  4. Si en algún momento la compañía crece o quiere diversificarse y se plantea una adquisición de otra compañía, la figura del abogado en tu startup es fundamental. Él te dirá todos los pasos que debes seguir para realizar la compra y se ocupará de preparar toda la documentación.
  5. Si tu empresa inicia una expansión internacional o aterriza en un nuevo mercado, debes mirar al dedillo cuál es la legislación o normas de dicho territorio. En estos supuestos no puedes jugártela y también será fundamental que haya alguien que te permita adelantarte a los posibles problemas legales que puedas tener. Hacer una gran inversión sin mirar esto antes puede dar muchos disgustos.
  6. Cuando la startup cuente con inversores interesados en participar en una nueva ronda de financiación o incluso potenciales compradores que busquen llevar a cabo un exit, seguro que querrás tener todos los flecos legales muy bien atados. Aquí el abogado también resulta clave.
  7. Dicha figura también se puede encargar de que la empresa presente sus cuentas, cumpla con sus obligaciones fiscales y esté al tanto de todos los trámites necesarios relativos a su actividad o sector: licencias, certificados, etc.

Abogados para startups en Dipcom Corporate

En Dipcom Corporate podemos cubrirte en todos estos aspectos para que solo tengas que ocuparte de lo más importante: dirigir tu negocio.

En nuestra consultora acompañamos y ayudamos al emprendedor desde el comienzo. Con el servicio de Startup Consulting ponemos en manos de los fundadores todas las herramientas necesarias para “arrancar” su proyecto. Asesoramos en el modelo de negocio y su viabilidad. Desarrollamos documentalmente el Business Plan del proyecto. Defendemos ante entidades administrativas y financieras el plan de negocio e intervenimos activamente en la búsqueda de financiación (SGR, Administraciones, Inversores privados, Business Angels, Bancos, etc.). Incluso llegamos a entrar y asesorar en todas las áreas estratégicas de la startup, incluso ayudando a definir e implementar el Plan de Marketing ya sea offline como online (SEO, SEM, SMM, SMO). Infórmate sin compromiso en este formulario.

¿Para qué quiero un abogado en mi startup?
5 (100%) 1 vote[s]