El concurso de acreedores del CD Ourense finaliza y el club desaparece

Pese a su mala prensa, el concurso de acreedores no tiene por qué ser el final del camino para una compañía. De hecho, es una figura que permite a las empresas llegar a acuerdos para resolver sus deudas y un proceso del cual una organización puede salir renovada, una vez llevados a cabo los cambios necesarios.

El año pasado hubo 4.715 empresas que se acogieron al concurso de acreedores en España, un 4% más que las que dieron el paso en 2017. Algunas de ellas, como la firma de ropa infantil Pili Carrera o el fabricante de cocinas industriales Flores Valles han logrado abandonar este proceso a principios de 2019, unos pocos meses después de entrar en él. Son, sin duda, una muestra clara de que hay luz al final del túnel.

Sin embargo, existen ocasiones -más de las que nos gustaría- en las que el concurso de acreedores no tiene un final feliz por diversas razones. Es lo que le ha ocurrido al CD Ourense.

El CD Ourense ha desaparecido oficialmente. Hace unos días el BOE comunicaba el final de su concurso de acreedores por el cual la sociedad deportiva y el club de futbol quedan extintos y se cierra su hoja en los registros públicos. La letrada Paula Andrea Arango rubricó el documento el pasado 22 de enero.

El fin de un equipo de futbol histórico

El CD Ourense había dejado de competir en el verano de 2014, poniendo fin a más de sesenta años de historia. La fundación del club de futbol data de 1952, tras desaparecer la Unión Deportiva Orensana. Esta se había creado diez años antes, en 1942.

Este equipo de futbol histórico alcanzó en su día la división de plata. En la temporada 1958/59 el CD Ourense alcanzó la Segunda División y se mantuvo en ella durante seis años. Su estreno en ella no fue nada malo, ya que en la primera temporada quedó tercero de la liga.

Pese a que el equipo gallego llegó a competir en la temporada 2013/4 en Segunda División B y quedó octavo, los problemas económicos hicieron que se viera obligada a descender a Tercera. Aunque el club intentó buscar un comprador, no hubo accionistas interesados. Por ello, la junta directiva informó al juzgado de la ausencia de consejo de administración y se iniciaron los trámites de su liquidación. En julio de 2014 se consumó la misma.

Si te encuentras en una situación económica complicada y estás pensando en declarar tu empresa en concurso de acreedores -pero quieres que el procedimiento sí tenga un final feliz- lo mejor es que cuentes con asesoramiento y ayuda profesional. En este sentido en Dipcom Corporate podemos serte de gran utilidad. Somos especialistas en el reflotamiento de negocios y tenemos un equipo muy experimentado en situaciones de crisis. Durante los últimos 12 años hemos puesto en práctica un método que multiplica por 20 el porcentaje de éxito en procesos concursales y preconcursales. Escríbeme usando este formulario y te contaré detenidamente.

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores

Reportaje EL PAIS sobre Dipcom e Igor Ochoa

El concurso de acreedores del CD Ourense finaliza y el club desaparece
5 (100%) 1 vote[s]