Pili Carrera dice adiós al concurso de acreedores en 2019

La compañía de ropa infantil Pili Carrera ha abandonado el concurso de acreedores en 2019, solo cuatro meses después de iniciar el procedimiento.

A su propuesta se ha adherido el 60% de la masa acreedora de 5,1 millones de euros. La empresa ofrece dos posibilidades. La primera implica la amortización del 100% de la deuda en un intervalo de 7 años, incluyendo un interés del 0,5% para los que opten por ella. La segunda opción es una quita del 50% con un plazo de pago de 4 años.

Para poder continuar con su actividad, Pili Carrera ha tenido que elaborar un plan de viabilidad y tomar medidas drásticas. Su fuerza de trabajo, compuesta por 100 empleados, se ha visto reducida en un 30%. En total se han pactado 39 despidos con los representantes sindicales. Este recorte también habría afectado a la salida de prendas al mercado. Para paliar esto, la compañía gallega confía en los números de sus canales online y outlet (rebajas).

Pili Carrera se declaró en concurso de acreedores voluntario el pasado mes de septiembre ante el Juzgado de lo Mercantil número 2 de Pontevendra y como un ejercicio de “responsabilidad”. En un comunicado la firma de ropa explicó que durante los primeros meses de 2018 había intentado asumir los pagos pendientes a través de diversas vías, pero ninguna había resultado como esperaban. En aquel momento se mostraron confiados en elaborar un plan de viabilidad y poder dar continuidad al proyecto.

Pili Carrera produce de forma local, una apuesta arriesgada en un sector competitivo que en la mayoría de los casos tiene fábricas en países asiáticos. Su sede central está en Mos, muy cerca de Vigo. La compañía se fundó en 1963, una vez que la familia Carrera inició la elaboración de prendas de punto para recién nacidos y bebés.

Tiendas monomarca en 16 países y otros 800 puntos de venta multimarca

Pili Carrera, fundadora y directora inicial, dio nombre a la compañía, pero desde hace unos años su hija Salomé Carrera ejerce como gerente. Desde los años 80 la marca produce y vende también colecciones para niño y niña y artículos en tela. Sus retails monomarca se han expandido a 16 países con locales propios y franquicias, a los que hay que sumar otros 800 puntos de venta en superficies multimarca. La firma concluyó 2018 con una facturación de 7 millones de euros, con el 40% procediendo del extranjero.

El ejemplo de Pili Carrera es una muestra de que el concurso de acreedores no es necesariamente el final del camino para una sociedad, aunque implique tomar decisiones difíciles. Hay salida de un procedimiento concursal y se puede concluir este proceso con energía renovada. Para ello, una gran ayuda es poder contar con un despacho de confianza experimentado en este tipo de procesos. En Dipcom Corporate tenemos una larga trayectoria en empresas en crisis y un alto porcentaje de reflotamiento. De hecho, hemos dessarrollado un método que puede multiplicar por 20 el porcentaje de éxito en procesos concursales y preconcursales. Escríbeme a través del siguiente formulario y te contaré con más detalle.

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores

5.0
01