Forjas de Cantabria solicita concurso voluntario de acreedores

Forjas de Cantabria, empresa de referencia en el forjado pesado y con sede en la localidad cántabra de Reinosa, se ha declarado en concurso voluntario en el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de Santander.

Forjas de Cantabria habría iniciado el procedimiento concursal de manera voluntaria con el objetivo de “tomar aire” y poder negociar con los acreedores la reestructuración de su deuda, que asciende a 2 millones de euros en total. La compañía ha tomado esta decisión para asegurar la viabilidad del proyecto e iniciar un proceso de diversificación hacia nuevos negocios.

El concurso se declaró mediante un auto el pasado 7 de enero. Como administrador concursal se ha designado a Enrique Soutullo, que cuenta con domicilio profesional en Santander. El concurso voluntario le permite

El equipo gestor asegura que la situación “no es tan límite” como parece y se muestra bastante optimista, esperando que el procedimiento se resuelva en un intervalo de entre 3 y 5 meses. De hecho, la firma que gestiona al fabricante cántabro ha revelado que se trata de un concurso con convenio anticipado, lo que supone que antes de su presentación en el juzgado ya se había alcanzado un acuerdo que además no tiene quita. Según señalan fuentes consultadas por Europa Press, acreedores y deudor han quedado en que la deuda se comenzará a devolver a partir de 2020 y en un período de cuatro años.

Forjas de Cantabria se encuentra en manos de la consultora también cántabra Noray desde 2016. En octubre de dicho año el grupo industrial catalán COMFORSA, matriz de la firma campurriana, transmitió a Noray su participación mayoritaria en la compañía por el precio simbólico de un euro, con el fin de que se que se conservaran los entonces 22 puestos de trabajo (hoy son más de 30) y se mantuviera la producción de su planta. El acuerdo se fraguó después de un año de intensas negociaciones.

Una mala gestión podría ser el origen del concurso

Desde Noray apuntan como causa del concurso a las irregularidades y decisiones llevadas a cabo por la persona que colocaron al frente de Forjas de Cantabria hace un par de años. Esta persona habría abogado por la participación del fabricante en un proyecto deficitario que generó pérdidas en la compañía.

Forjas de Cantabria cuenta con una planta que tiene una superficie total de 21.000 metros cuadrados y una capacidad para producir anualmente 10.000 toneladas netas para la fabricación de cigüeñales, ejes, ganchos, industria del armamento y otras piezas de forja en caliente. La fábrica está levantada en terrenos de Gerdau, propiedad de la mítica forja de aceros SIDENOR. Esta última compañía fue un grupo formado por Forjas y Aceros de Reinosa, FOARSA y el Grupo Acenor.

Si tu empresa ha entrado en situación de insolvencia o se encuentra en un momento complicado como le ha ocurrido a Forjas de Cantabria, el concurso voluntario puede ser una buena opción. Soy asesor de crisis y con ayuda de mi equipo en Dipcom Corporate estamos especializados en este tipo de procesos. Puedes usar este formulario de contacto para escribirme y despejar todas tus dudas.

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores

Forjas de Cantabria solicita concurso voluntario de acreedores
5 (100%) 1 vote