El director financiero externo: ¿Cuándo contratarlo?

El CFO o director financiero es una de las figuras más importantes de una empresa, ya que es el encargado de velar por las cuentas, responsabilizarse de los pagos de las nóminas y las facturas, vigilar los cobros, reducir los costes y buscar fuentes de ingresos, así como comprobar que hay liquidez, algo fundamental para que la compañía no entre en situación de crisis. Además, realiza previsiones económicas y hace de interlocutor financiero con los bancos, accionistas, inversores, etc. Su rol es fundamental y suele ser la mano derecha del CEO.

El director financiero suele estar en nómina por la empresa pero también existe la posibilidad de contratar un director financiero externo en modalidad de Interim Management. ¿Por qué contratar a una figura de este tipo? ¿En qué situaciones conviene contar con sus servicios? En este post voy a enumerarte los que en mi parecer son los supuestos más comunes en los que se recurre a estos profesionales.

Con la marcha repentina de un CFO- Es el pan de cada día. Un CFO in-house recibe una buena oferta de otra organización y se marcha, dejando poco margen a la empresa para que busque un reemplazo. Muchas compañías negocian estas salidas y eso les permite ganar tiempo para encontrar un sustituto, pero no siempre es el caso. Mientras se realiza el proceso de selección para hallar a la persona adecuada, se puede recurrir a un director financiero externo para que tome las riendas de los aspectos económicos y financieros.

  • Si eres una startup- En las startups es común que ciertos servicios se externalicen. Contar con un CFO en formato Interim Management que no esté en nómina puede ser una buena idea. A los emprendedores jóvenes les viene bien que una figura experimentada vele por sus números. Muchas empresas emergentes pecan de gastarse todo el dinero de las rondas de financiación rápidamente y eso acaba siendo su final.
  • Fusión con otra empresa- Contratar a un director financiero externo puede hacerse aunque la empresa ya tenga a un CFO en plantilla. Existen algunas situaciones en las que es incluso recomendable. Una de ellas es cuando la empresa se fusiona con otra o se produce una importante adquisición que sobredimensiona su tamaño. Al responsable financiero ya existente puede quedarle el proyecto un poco grande. No debe suponer motivo de vergüenza buscar a alguien para echarle una mano hasta que se adapte a la nueva situación.
  • Expansión a otros países- Hay algunas empresas que se internacionalizan y pasan a operar también en mercados extranjeros en los que puede existir otra moneda, otras regulaciones, otro sistema de impuestos, etc. Aquí un director financiero externo con experiencia internacional puede ser de mucha ayuda a un CFO in-house que tenga ‘poco mundo’.
  • Diversificación a otros negocios- Después de seguir una línea de producto muy marcada durante años una organización puede decidir meter cabeza en otro para buscar nuevos ingresos, diferenciarse de su competencia, explorar oportunidade, etc. Al igual que en las dos situaciones anteriores, no pasa nada porque director financiero externo e interno coexistan durante una temporada. De hecho, deben colaborar para que la transición sea lo más sencilla posible.
  • Preconcurso o concurso de acreedores- Los procesos de este tipo son muy difíciles y suponen auténticas crisis vitales para los empresarios y cúpula directiva, incluyendo al CFO. La entrada temporal de un director financiero externo con bagaje en estas situaciones puede suponer un soplo de aire fresco. Estas figuras pueden ayudar a la empresa a recuperarse, hacer frente a sus deudas y, sobre todo, a enfrentarse a los problemas desde un punto de vista neutro y sin carga emocional.

¿Responde la situación de tu empresa a alguno de estos supuestos? ¿Crees que puedes necesitar los servicios de un director financiero externo en la modalidad de Interim Management? Si después de leer este post te has sentido identificado en alguno de los puntos, no dudes en ponerte en contacto con nosotros mediante este formulario. En Dipcom Corporate ofrecemos un servicio combinado de consultoría e interim management y te ayudamos en la gestión de tu empresa, llevando a cabo funciones propias de un CFO.  Nosotros podemos echarte una mano dotando a tu compañía de las herramientas financieras y legales indicadas para su reflotamiento.

Metodología para reflotar empresas en concurso de acreedores

Interim-management

El director financiero externo: ¿Cuándo contratarlo?
5 (100%) 9 votes