Edesa abandona el concurso de acreedores

Las noticias relativas a los concursos de acreedores no siempre son negativas. Aunque únicamente un 2,8% de estos procedimientos concluye con éxito para las empresas y se alcanza un acuerdo entre éstas y los acreedores para garantizar su supervivencia, en ocasiones algunas compañías entran dentro de este porcentaje y cuentan sus pequeñas victorias.

Es lo que le ha ocurrido a la compañía vasca de electrodomésticos Edesa Industrial S.L, que ha dejado de estar en situación de concurso de acreedores. La novedad se ha comunicado en una reunión de la Junta de Acreedores, en la cual se ha ratificado la propuesta de convenio que se había presentado en el Juzgado Mercantil número 1 de San Sebastián.

En principio la marca Fagor y sus activos no entran en este trámite, al menos mientras siga en una dispuesta judicial elevada a la Audiencia.

El acuerdo está fundamentado en un plan de reestructuración que Edesa ejecutará a través de un renovado plan comercial para el impulso de su marca. La aprobación del convenio ha supuesto que se llegue a la quinta del 90% de la deuda de acreedores, abonándose el restante en el intervalo de una década.

Cata, propietaria de Edesa, aclara que el acuerdo implica un plan de refinanciación bancaria de la compañía de 54,5 millones de euros, en el cual están incluidas amortizaciones de los distintos tramos de entre 2018 y 2022, según ha dado a conocer la firma en un comunicado. Dicho plan se traducirá en la producción anual de 61.000 encimeras (un 62% vitrocerámica y un 38% de inducción) que se comercializarán en territorio nacional y en la exportación de la línea blanca con la marca Edesa.

¿Cómo empezó todo?

En 2013 la antigua Fagor Electrodomésticos S. Coop presentó un preconcurso en octubre de 2013 con una deuda que ascendía a 1.000 millones de euros.

En 2014 Edesa Industrial se hizo con el negocio de electrodomésticos de las marcas Fagor y Edesa. En 2015 y 2016 se comprobó que Fagor Electrodomésticos continuaba fabricando electrodomésticos de manera “ineficiente e insostenible”.

Por otro lado Edesa Industrial abrazó el pre-concurso de acreedores en junio de 2017, llegando al concurso unos meses más tarde. La propuesta de convenio llevaba en marcha desde diciembre. La clave estaba en un industrial bursátil europeo que se comprometió a realizar una inyección de capital por valor de 32 millones de euros, que constituía un salvavidas para casi 200 puestos de trabajo. No obstante, ésta no fue bien vista por Cata.

Si tu negocio se encuentra en situación de insolvencia y estás pensando en declararte en concurso de acreedores o ya están inmerso en este proceso pero no ves la luz al final del túnel, ponte en contacto con nosotros. En Dipcom Corporate podemos guiarte y ayudarte a salir del agujero en el que estás. Podemos proporcionarte varias líneas de actuación en gestión de crisis empresarial ajustadas a tus necesidades. Estamos avalados por un elevado porcentaje de éxito en el reflotamiento de negocios. Puedo contarte más si me escribes usando el siguiente formulario.

Reportaje EL PAÍS

Edesa abandona el concurso de acreedores
Valora este artículo